Desbloquear bendiciones a través de la fuerza de certeza

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Desbloquear bendiciones a través de la fuerza de certeza

Michael Berg
Enero 12, 2022
Me gusta 40 Compartir Comentarios 8

La porción, y Shabat, de Beshalaj es muy importante. Es la porción del milagro de la separación del Mar Rojo y el Shabat de los 72 Nombres de Dios. Hay una enorme cantidad de textos sobre esta porción escritos por los kabbalistas, pero el Maharal, un gran kabbalista de Praga, nos da una enseñanza en particular sobre el concepto de certeza que me gustaría compartir. Al profundizar nuestro entendimiento sobre este concepto, seremos capaces de avanzar hacia un estado mucho más elevado de certeza en la Luz del Creador.

En uno de sus libros, Netivot Olam, el Maharal habla de los secretos de la certeza. Comienza citando un versículo del Libro de Mishléi, Proverbios, y nos explica que el Rey Shlomó dice que puedes encontrar muchas personas que comparten, pero encontrar a alguien que tenga certeza es casi imposible. Sucede así porque cuando dices que alguien es generoso, no significa necesariamente que comparta el 100 % de su tiempo; aunque solo comparta el 5 %, sigue siendo una persona generosa. Cada uno comparte en modos y cantidades diferentes, pero a todos los podemos llamar personas generosas. Pero decir que alguien tiene certeza es muy difícil. ¿Por qué? Porque, a fin de cuentas, tener certeza significa que el individuo tiene completa certeza en la Luz del Creador y, en consecuencia, no tiene miedo ni preocupaciones.

Luego nos dice que otra parte de la certeza es que podemos confiar en alguien que la tenga. Podemos estar seguros de que esa persona hará lo que dice. Sabemos que si esa persona se comporta en cierto modo, siempre será así. El Maharal vincula estos dos tipos de certeza; la gente puede tener certeza en una persona que tiene certeza en la Luz del Creador. No puede haber una sin la otra.

Sin embargo, el Rey Shlomó dice que es muy difícil encontrar a alguien que tenga ambos niveles de certeza. ¿Por qué? Porque cuando alguien tiene certeza en la Luz del Creador significa que el individuo tiene certeza total en que la Luz del Creador está involucrada en todo lo concerniente a su vida y que todo lo que llega a él proviene del Creador; por lo tanto, no tiene miedo ni preocupaciones. Ya que tiene certeza en que todo viene del Creador, sabe que, a fin de cuentas, es para su beneficio. Este es el primer tipo de certeza.

El segundo tipo de certeza tiene que ver con el individuo. Una persona en la que se puede confiar 100 % en que hará lo que dice es solo aquella que no cambia ni vacila en su certeza, ya sea en su certeza en el Creador o su trato con la gente. No obstante, un individuo que vacila aunque sea un poco ya no puede considerarse como una persona que tiene certeza. El Rey Shlomó dice que es difícil de encontrar, y de lograr, un verdadero nivel de certeza porque ésta tiene que ser fuerte.

Todos estamos en lugares diferentes con nuestra certeza en la Luz del Creador. Creo que podemos admitir que no estamos en el nivel del que hablaba el Rey Shlomó. Pero debemos llegar al estado que el Maharal llama fuerza de certeza, porque tener certeza es una cosa, pero para ser llamado una persona de certeza debemos tener una fuerza de certeza que nunca vacile. Esa es la diferencia entre una persona generosa y una con certeza, tal y como el Rey Shlomó lo señala. Alguien que solo comparte un poco en la semana sigue siendo una persona generosa. Pero alguien que tiene un poco de certeza no es una persona con certeza. Una persona con certeza es aquella que, cuando llega la oscuridad y los desafíos, tiene la fuerza de certeza.

Así pues, allí es donde él comienza este entendimiento. La mayoría de nosotros puede decir que es una persona generosa. Sin embargo, decir que somos una persona con certeza significaría que tenemos certeza con respecto a la Luz del Creador y a nuestro trato con los demás. Porque tener certeza quiere decir que no vacilamos ni un poco. Cuando los desafíos llegan, no cambiamos. No permitimos que entre la duda.

Cuando un individuo se esfuerza por alcanzar esta fuerza de certeza, según el Talmud, todas las puertas se abren. El secreto de la palabra Amén es que representa emuná o certeza. Por eso, si una persona tiene certeza, entonces todas las puertas del Jardín de Edén, todas las bendiciones de la Luz del Creador, llegan a esa persona. Todas las puertas se abren ante quien tiene certeza. No hay otra cosa que pueda hacer una persona, ni siquiera acciones de compartir, que pueda abrir todas las puertas. Por lo tanto, al entrar en Shabat Beshalaj, donde el regalo de la certeza está disponible, tenemos que comenzar siendo realmente sinceros con nosotros mismos y analizar nuestra certeza con más profundidad para ver si podemos siquiera llamarla así.

La manera más fácil de saber si tenemos la fuerza en nuestra certeza es preguntarnos: Cuando algo ocurre, ¿comienzo a vacilar? Si comienzo a hacerlo, no tengo fuerza de certeza. Ya que la certeza solo puede ser llamada así si tiene una fuerza que la respalde, no solo cuando la tenemos porque las cosas están relativamente bien. Cuando habla de una persona que dice Amén con toda su fuerza, significa que su emuná, su certeza en la Luz del Creador, tiene toda la fuerza de la persona invertida en ella. Entonces, todas las puertas, no solo las del Jardín de Edén sino también las de todas las bendiciones, se abren para dicha persona.

Luego revela otro importante secreto. ¿Qué significa que estén cerradas las puertas del Jardín de Edén? ¿Qué significa cuando decimos que un individuo no puede atraer esa bendición? La mayoría de las personas tienen ciertas bendiciones y regalos en su vida que quieren recibir, pero están bloqueadas. Tienen una barrera espiritual a su alrededor y, desde el mundo físico, no podemos desbloquear esas bendiciones.

Entonces, ¿cómo las desbloqueamos? Cuando una persona despierta no solo certeza, sino fuerza de certeza, se vincula con la Luz del Creador. No podemos tener unión o un vínculo real con la Luz del Creador salvo que tengamos fuerza de certeza. Por lo tanto, cuando podemos despertar una certeza fuerte, nos vinculamos por completo con la Luz del Creador y podemos abrir todas las puertas porque lo que las mantiene cerradas es la distancia entre nosotros y el Creador. Una vez que despertamos una fuerte certeza y nos vinculamos con la Luz del Creador, saltamos la barrera y nos encontramos en el estado en el que todas las puertas están abiertas.

Es importante entender que ni siquiera las acciones de compartir o las acciones espirituales de conexión nos permitirán saltar la barrera. Solo hay una cosa que puede desbloquear todas las puertas de las bendiciones y eso es la fuerza de certeza, porque nos vincula con la Luz del Creador y Él es parte de esas bendiciones. Por consiguiente, cuando dice que podemos abrir el Jardín de Edén, eso significa que podemos desbloquear todas las bendiciones que necesitamos. Una vez que tengamos total fuerza de certeza, que nos vincula con la Luz del Creador, estaremos en el Jardín de Edén y las puertas estarán abiertas. Entonces podremos atraer a nuestra vida todas las bendiciones que estuvieron bloqueadas. Esta fuerza de certeza es un poderoso entendimiento y un increíble regalo que está disponible para nosotros a través de la porción y el Shabat de Beshalaj.


Comentarios 8