Amar a los demás como a nosotros mismos

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Amar a los demás como a nosotros mismos

Michael Berg
Abril 18, 2018
Me gusta 2 Compartir Comentarios 1

Hay un versículo en la porción de Kedoshim con tres palabras que conocemos muy bien: Veahavta Lereaja Camoja, “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Rav Akivá, maestro de Rav Shimón bar Yojái, dijo que llegar a este estado de amar a los demás como a nosotros mismos es el propósito de todas las enseñanzas espirituales y todo nuestro trabajo espiritual.

Rav Áshlag escribe algo sobre esto en La sabiduría de la verdad, algo que yo he compartido y enseñado muchas veces; sin embargo, he obtenido una comprensión completamente nueva de  Veahavta Lereaja Camoja y lo que significa a nivel práctico. La verdad es que la mayoría de nosotros cree que sabe lo que significa, pero dudo que alguno de nosotros esté cerca de vivirlo. El problema con eso es que, tal como enseñan los kabbalistas, nada de lo que hacemos es un aspecto de verdadero trabajo espiritual salvo Veahavta Lereaja Camoja. Rav Áshlag explica que debemos entender que todas las demás acciones, herramientas, mandamientos y enseñanzas sólo tienen un propósito: llevarnos a todos individualmente, y al mundo colectivamente, a un estado en el que amemos a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Los estudios en la Torá son comentarios, explicaciones y entendimientos de esta sola enseñanza, y estos tienen la posibilidad de llevarnos al estado de estas tres palabras o no.

No obstante, antes de siquiera poder entender por qué esto es verdad, tenemos que comprender lo que en realidad significan esas tres palabras, porque considero que la mayoría de nosotros las malinterpreta. Creemos que llegar al nivel más alto de cuidar y amar a los demás como a nosotros mismos significa ocuparnos de todo lo que necesitamos y luego ocuparnos también de las necesidades de alguien más. Pero eso no es lo que dice este versículo; no nos dice: “Ama también a tu prójimo”. Dice que lo ames como a ti mismo. Eso significa que compartamos y cuidemos a los demás en todo aspecto del mismo modo en el que lo hacemos por nosotros. Significa cuidar siempre a quienes nos rodean y satisfacer sus necesidades y deseos antes de satisfacer los nuestros. Por ejemplo, si vamos a comer cereal en la mañana, antes de llevar la cucharilla a la boca, primero debemos ver si hay alguien más en el mundo que no tiene cereal e ir a asegurarnos de que todos tengan. Sólo entonces podemos ir a casa a comer nuestro cereal.

Pienso que es importante que nos demos cuenta de cuánto nos hemos engañado nosotros mismos con respecto a vivir esta enseñanza, cuando llegamos a ver que la innumerable cantidad de libros que hemos leído, las clases que hemos escuchado, las acciones que hemos realizado y las conexiones que hemos hecho fueron inútiles si no nos estaban llevando a  Veahavta Lereaja Camoja. Y nos engañamos a nosotros mismos al decir: “Sólo debo ser una persona más generosa y altruista”, porque cuando decimos eso, sólo son dos palabras: cuidar o amar al prójimo. Pero en realidad son tres palabras: amar y cuidar al prójimo como a nosotros mismos.

Hay un concepto que Rav Áshlag comparte que demuestra esto. Habla de lo que significa que una persona cuide de un servidor que le presta sus servicios. Por ejemplo, dice que si hay dos almohadas en la casa, el patrón debe asegurarse de que su servidor tenga una almohada antes de tener una para sí mismo. Dice que el patrón se asegura de que su servidor tenga comida antes de comerse la suya. Pero, más importante aún, dice que si sólo hay una almohada o un filete, el patrón debe absolutamente asegurarse de que el servidor lo tenga antes que él.

Rav Áshlag continúa explicando que vivir esta enseñanza no significa compartir o ser una persona espiritual. Quiere que nos demos cuenta de que cuando dice que amemos al prójimo como a nosotros mismos significa que, en primer lugar, tenemos que asegurarnos siempre de que las necesidades de la otra persona sean atendidas antes que las nuestras y, en segundo lugar, si sólo hay modo de satisfacer las necesidades de uno de los dos, tenemos que atender primero a la otra persona incluso si eso significa quedarnos sin nada.

Considero que esto está muy lejos de donde nos encontramos la mayoría de nosotros ahora, ya que todas nuestras acciones de naturaleza espiritual o generosa y nuestras conexiones en realidad sólo tienen un único propósito: llevarnos a ese estado. Así pues, debemos preguntarnos cuántas veces, el año pasado o incluso en toda nuestra vida, realizamos una acción en la que había algo que necesitamos, alguien más lo necesitaba como nosotros y decidimos dárselo primero a esa persona.

No somos personas generosas sólo porque vivimos las primeras dos palabras, no se trata de también preocuparnos por los demás, sino de preocuparnos por los demás tanto como lo hacemos por nosotros mismos. Sí, al vivir esas primeras dos palabras seremos buenas personas espirituales que agradan a los demás porque damos cuando queremos, cuando podemos o cuando es cómodo para nosotros. Pero no estamos viviendo  Veahavta Lereaja Camoja. Motivarnos a darle primero a alguien que necesita lo que nosotros necesitamos tiene que volverse un aspecto constante de nuestra vida. Cuando verdaderamente entendemos esto, vemos que es una de esas enseñanzas que puede en realidad cambiar no sólo nuestra perspectiva, sino también cómo vivimos cada día.


Comentarios 1