¿Está bien mentir? Tres maneras de saber cuándo la honestidad es verdaderamente la mejor práctica

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

¿Está bien mentir? Tres maneras de saber cuándo la honestidad es verdaderamente la mejor práctica

Adaptado del pódcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y subscríbete aquí.
Enero 10, 2022
Me gusta 5 Compartir Comentarios

La verdad y la sinceridad son temas que se han debatido por mucho tiempo entre estudiosos, sabios y filósofos. Algunos creen que nunca está bien mentir, mientras que otros creen que hay un momento y lugar para la verdad.

A pesar de la variedad de opiniones, la realidad es que todos decimos mentiras en alguna medida. A veces son mentirillas blancas y, otras veces, son maquinaciones en nuestro beneficio. Esto plantea la pregunta: ¿Pueden darse casos en los que mentir sea lo correcto?

He aquí tres maneras de determinar cuándo la sinceridad es verdaderamente la mejor práctica:

1. Comienza siendo sincero contigo mismo. Más peligroso que cualquier mentira que podamos decir es, de hecho, vivir una mentira. Gran parte de la angustia que experimentamos en la vida es porque nos hemos mentido a nosotros mismos y creemos que la mentira es verdad. A veces tenemos miedo a la verdad o creemos que es más dolorosa que la mentira. La mayoría de nosotros ni siquiera reconocemos que nos estamos mintiendo a nosotros mismos. Se hace cada vez más fácil aferrarnos a nuestras falsas nociones a medida que pasa el tiempo porque eso es lo que siempre hemos hecho.

Para ser una persona profundamente espiritual, debemos basarnos en la verdad, pero eso comienza primero interiormente y después externamente. Hasta que no hayamos tratado sincera y profundamente las mentiras que nos decimos a nosotros mismos, no podremos remediar las mentiras del mundo. La mayor mentira que nos decimos a nosotros mismos es que importa lo que los demás piensen de nosotros. Creemos erróneamente que debemos agradar a las personas, sin importar qué. Al vivir con esa mentira, nos robamos a nosotros mismos, nos privamos de la bondad y la alegría.

Pregúntate: ¿Cuánto de lo que digo o hago es porque quiero agradar a los demás? ¿Qué diría o dejaría de decir, y qué haría o dejaría de hacer, si no estuviese buscando la aprobación de los demás?

2. Considera que es preferible fallar a favor de la bondad. Muy a menudo, las personas deciden que van a decirles a todos la verdad, sin importar la circunstancias, y usan eso como una excusa para la crítica contundente, los insultos o la falta de empatía. La sinceridad puede ser el arma más letal que puedas usar con alguien, ya que tiene el poder de impactarla por años. Es fácil sentirse justificado en nombre de la verdad, pero si la conciencia detrás de lo que decimos no es cuidadosa y bondadosa, entonces no proviene de un lugar espiritual.

No hay absolutos en la vida. Hay veces en las que no decir la verdad es lo correcto. A veces debemos actuar con cuidado a fin de prevenir que alguien salga lastimado o con el propósito de reconciliar a personas. Otras veces necesitamos defendernos a nosotros mismos u otras personas al decir la verdad, aun cuando esto nos incomode. Entonces, ¿cómo sabemos cuándo es necesario faltar a la verdad? La bondad es el barómetro: ¿qué es amable para ti y otras personas?

3. Entiende que tus palabras tienen poder. Cuando mentimos, aun si es una mentira blanca, ejercemos nuestro poder y cambiamos la percepción de la realidad de alguien más. ¡Esto no es algo que debamos tomar a la ligera! Mentir, especialmente a las personas que amamos, crea una reacción en cadena que no siempre vemos. Puede cambiar tu relación contigo mismo y todos los demás. Cuanto más mientes, más se hace parte de quién eres.

Vivimos en un mundo de mentiras. Nuestros ojos nos engañan, recordamos mal las cosas y creemos muchas falsedades. Esta es la naturaleza del mundo físico. La sabiduría de la Kabbalah se refiere a la verdad como la firma del Creador. Si alguien es un mentiroso que voluntaria y premeditadamente miente para su propio beneficio, no para el beneficio de los demás, entonces la Luz del Creador no puede habitar en esa persona. No pueden existir dos realidades opuestas a la vez: si una persona es falsa y miente, y la Luz del Creador es verdad, entonces una persona llena de mentiras no puede tener una conexión significativa con la Luz del Creador. Esto solo limita nuestras bendiciones, dicha y plenitud.

Si te parece necesario mentir, pregúntate: ¿Cuál es el objetivo final de la mentira? ¿Es traer paz y amor entre las personas, o es para tu propio beneficio?

Vivir una vida sincera no significa que eres sincero el 100 % del tiempo. A veces lo más amable que puedes hacer es faltar a la verdad. Por encima de todo lo demás, es importante que seamos sinceros con nosotros mismos y que actuemos y hablemos desde un nivel de bondad. Eso es lo que nos conecta con la Luz del Creador y revela bendiciones en el mundo.


Comentarios