Obtener acceso a la Luz Oculta a través de nuestro estudio

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Obtener acceso a la Luz Oculta a través de nuestro estudio

Michael Berg
Marzo 24, 2021
Me gusta 25 Compartir Comentarios 7

Al inicio de la porción Tsav, el Creador le dice a Moshé: “Habla a tu hermano Aharón, y habla acerca de los sacrificios en la mañana y en la tarde”. Esto era durante la época del Tabernáculo. Y el Meor Einayim dice, en referencia a los sacrificios y al altar, que el fuego debía estar encendido todo el tiempo en el altar y que nunca debía apagarse. ¿Cuál es el secreto de este versículo?

Él dice que sabemos que cuando el mundo fue creado, fue revelada la totalidad de la Luz de Creador. En ese momento, Adán, quien podía conectarse con esta Luz, podía verlo todo. Él podía ver el pasado, el futuro y tener claridad acerca del presente. Cuando conectaba con esta Luz, Adán podía ver toda la eternidad. Pero luego, cuando Adán actuó con su Deseo de Recibir para Sí Mismo, la Luz se ocultó.

¿Qué le ocurrió a esa Luz? Rav Áshlag habla acerca de ello en la introducción a Las Diez Emanaciones Luminosas. Dice: “La Luz fue revestida”. El ocultamiento no significa que la Luz fue eliminada; simplemente significa que no podemos ver la Luz más allá de Sus vestiduras a menos que podamos penetrarlas. Y esa Luz fue ocultada dentro de la sabiduría de la Torá, dentro de los secretos de la Kabbalah. Por ello, el propósito de nuestro estudio realmente es poder tener acceso a esa Luz Oculta.

El gran sabio Rav Meir dice que el secreto de este entendimiento es que el propósito del estudio no es la sabiduría o la información, sino penetrar las vestiduras y acceder a la Luz Oculta, lo que se llama Or HaGanuz. Este fue el propósito de Rav Meir y de todos los verdaderos grandes kabbalistas: tener acceso a la Luz Oculta que existe dentro de la Torá, dentro de los secretos del estudio de la Kabbalah, los secretos de este mundo. Y el propósito de un kabbalista verdadero, como fue el propósito de Rav Meir, no era enseñar, ni impartir sabiduría o información, sino dar a las personas el acceso para conectar con el Or HaGanuz, la Luz Oculta. Porque si una persona tiene acceso a la Luz Oculta, tiene claridad sobre el día de hoy y también una visión del futuro.

Ese, nos dice, es el secreto de este Shabat, y el secreto de esta semana. Y el Kabbalista Meor Einayim dice que no se está refiriendo a un sacrificio que se eleva; más bien esta es la enseñanza o el estudio que está destinado a elevar a una persona al Or HaGanuz, la Luz Oculta. Porque mediante el verdadero estudio, el individuo se eleva, pero sólo si su propósito al estudiar es acceder a esta Luz Oculta. Si una persona estudia sólo para obtener sabiduría o ganar entendimiento, pero no tiene primordialmente en su deseo que el único propósito de su estudio es poder acceder a este Or Haganuz, esta Luz Oculta, entonces nunca accederá a ella.

Una persona puede volverse sabia y obtener información y sabiduría. Pero si el único propósito por el cual está estudiando no es tener acceso a la Luz Oculta, entonces dicha persona nunca podrá tener acceso a ella. Porque si alguien tiene el mérito de conectar a través de su estudio con la Luz Oculta dentro de la sabiduría, entonces está destinada a llegar a un nivel de elevación en el que pueda ver el futuro. Si el propósito de un individuo no es poder conectar con esa Luz Oculta, para que pueda acceder al futuro, entonces realmente no hay un verdadero propósito en su estudio.

Y de verdad tenemos que evaluarnos en nuestro estudio. ¿Podemos ver el futuro, quizá no hasta un año, pero en los siguientes diez minutos o seis meses? ¿Podemos comenzar a apreciar genuinamente ver el futuro? Porque ese es el propósito del estudio. Si estamos estudiando de verdad y con un verdadero deseo, eso nos da acceso a esta Luz Oculta. Y si tenemos acceso a la Luz Oculta, podemos ver el futuro. Sin embargo, hay un gran peligro en obtener sabiduría, entendimiento o información. Pensamos que eso es lo único importante, pero Moshé nos pregunta si estamos haciendo que el propósito y el enfoque de nuestro estudio sea poder ver hacia el futuro. Porque si una persona está estudiando realmente y se está conectando de verdad con el conocimiento y no a nivel superficial, sino con la Luz que está dentro de ese conocimiento, entonces esa persona debe obtener acceso a la capacidad de ver el futuro. Esta es la razón por la que Rav Shimón bar Yojái en el Zóhar pudo dar enseñanzas que sólo podrían ser reveladas por los sabios muchas generaciones después.

Así que, la enseñanza más importante de todo esto es que el propósito de nuestro estudio es obtener acceso al Or HaGanuz, la Luz Oculta, y gracias a ello, tener la capacidad de ver el futuro. Y cuando tenemos acceso al verdadero nivel llamado la Luz Oculta, el tiempo, el espacio y el movimiento dejan de existir como barreras. Rashi, el gran kabbalista y comentarista, dice que la gente necesita ser despertada ante esta enseñanza, especialmente cuando hay una falta de entendimiento real de por qué estudiamos y cuál es el propósito de todo este estudio. Si una persona estudia de verdad con este deseo, con este propósito, y a través de su estudio puede acceder a la verdadera Luz que ese encuentra en el interior, entonces no hay mas velos ni barreras; y esta persona puede eliminar los velos de la Torá literal, de la sabiduría literal, y la Luz es revelada completamente.

Tenemos que preguntarnos en este Shabat Tsav si entendemos por qué estamos estudiando. ¿Entendemos por qué estamos intentando tener acceso a esta sabiduría? Quizá hay otras razones secundarias, pero la razón más importante de por qué deberíamos impulsarnos a estudiar es porque queremos tener acceso a la Luz Oculta; no queremos volvernos sabios, no queremos recibir información, no queremos poder enseñar… queremos tener acceso a la Luz Oculta que está detrás de esta sabiduría. Si un individuo no hace que ese sea el enfoque de su estudio, no hay propósito de estudiar si el enfoque y el deseo detrás no son tener acceso al Or HaGanuz.

Por lo tanto, esta es una de las enseñanzas que queremos recibir en este Shabat: un reenfoque de la razón de nuestro estudio. Hay sólo un propósito real en nuestro estudio, el cual es tener acceso al Or HaGanuz. Y es tan simple como eso, es decir, cada uno de nosotros, hoy y mañana, cuando nos sentemos a estudiar, deberíamos recordar que si entendemos que la razón por la que estamos estudiando ahora es porque queremos tener acceso a la Luz Oculta dentro de las palabras que vamos a leer, entonces recibiremos la oportunidad de lograrlo. Pero si no tenemos esa conciencia, si no pedimos eso antes de comenzar a estudiar, nunca tendremos acceso a la Luz Oculta.

Y ¿cómo evaluamos si realmente estamos teniendo acceso al Or HaGanuz? Si el presente y el futuro son lo mismo. Si estamos obteniendo la capacidad de ver el futuro, ese es el propósito. No es el propósito de las almas justas, es nuestro propósito. De nuevo, quizá no todos nosotros lograremos empezar a ver un año o dos años a futuro justo al comenzar a concentrarnos en esto y a pedir por ello, pero deberíamos poder comenzar a sentir al menos diez minutos, media hora, una hora del futuro. Ese es el propósito; presente y futuro tienen que ser lo mismo para nosotros.

La forma en la que obtenemos acceso a esto es mediante nuestro estudio. Que cuando estemos estudiando, nos digamos a nosotros mismos: “¿Por qué estoy estudiando ahora? No es por la sabiduría, no es para resolver un problema, sino porque sé que más allá de estas palabras hay Luz Oculta. Y pido que, a través de mi estudio, tenga acceso a esa Luz Oculta. Y al obtener acceso a esa Luz Oculta, también tengo acceso al futuro”. Si tenemos esta conciencia, la pedimos y somos consistentes, obtenemos acceso a la Luz Oculta y al futuro. Esta es una enseñanza importante y el regalo que recibimos en Shabat Tsav.


Comentarios 7