Todos tenemos algunos mares que dividir

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Todos tenemos algunos mares que dividir

Monica Berg
Abril 18, 2022
Me gusta 4 Compartir Comentarios

¿Piensas de maneras que son limitadas o ilimitadas?

Ese es el meollo de la historia tradicional de Pésaj. Los israelitas se quedaron detenidos, atrapados a orillas del mar Rojo. Debido a la persecución del Faraón y su ejército, enfrentaron ese amplio y profundo mar: una barrera aparentemente imposible ante su libertad. Si bien la historia cuenta cómo el Creador escuchó su clamor y dividió las aguas, la Kabbalah enseña que los israelitas tuvieron un papel mucho más activo en el milagro. ¡Ellos cocrearon la división del mar mediante la creencia y la certeza de que podía realizarse! Sus pensamientos no fueron limitados por su entendimiento de lo que era posible o imposible.

Nosotros, también, podemos aprovechar esta Luz en Pésaj más que en cualquier otro momento del año. La ventana cósmica que está abierta para nosotros durante esta festividad brilla muy intensamente, tiene el poder de borrar todos los rincones oscuros en nuestra mente donde les gusta esconderse a los pensamientos limitantes. Al eliminar nuestras limitaciones, entramos en una conciencia de libertad verdadera. ¡Esta, en lo que se refiere a la conciencia, es el estándar de oro! Podemos acceder a esta oportunidad transformadora al prestar atención a aquello en lo que nos estamos centrando, tanto hoy como en nuestros patrones de pensamiento generales. Muchas de las barreras que nos imponemos provienen del miedo o del ego.

¿Estamos limitando nuestro propio potencial?

¿Estamos participando en monólogos negativos, del tipo que implica pensamientos como “no puedo hacer esto/no lo merezco”?

¿Estamos dedicando demasiado tiempo concentrándonos en qué anda mal, atizando preocupaciones en lugar de empoderarnos, juzgando las acciones o palabras de los demás en vez de elevar las nuestras?

¿Cuál es tu mayor obstáculo en este momento, tu propio mar Rojo que hace falta dividir?

El año pasado, nuestro hijo David hizo una solicitud en una cena familiar: quería que todos en la mesa contáramos lo que considerábamos el “peor rasgo” de él.

Hubo un silencio en la mesa.

Al principio estuve un poco preocupada por si su solicitud invitaría a sus hermanos a descargar todas sus críticas y quejas, pero en breve me di cuenta de que fue todo lo opuesto. David había doblegado su ego; había invitado los comentarios a fin de mejorar. Al entender cómo lo percibían sus personas más queridas, estaba listo para el crecimiento interno.

Después de unos instantes, David se dirigió directamente a su hermano Josh (que nació con síndrome de Down). “¿Qué opinas?”, preguntó, conociendo lo simples y sabias que pueden ser las respuestas de Josh. Luego, tras otra pausa, Josh dijo: “Nada te importa”.

Y en el silencio, todos entendimos lo que quería decir. David trabaja, viaja y lo hace todo con mucha facilidad. Josh no quiso decir que nada le importaba a su hermano. Lo que quiso decir es que, al igual que la mayoría de nosotros, enredarse en la vorágine de hacer y moverse y esforzarse puede distraernos de reconocer aquello que más importa.

En el caos de nuestra vida cotidiana, podemos pasar por alto o tomar por sentados todos los grandes milagros que nos rodean: nuestros seres queridos, la belleza de este día, el simple hecho de que nos han dado otro día para vivir, respirar, experimentar y amar.

Rav Brandwein escribió una vez que la Luz del Creador es como nuestra sombra. Según como actuemos, así actuará nuestra sombra. En otras palabras, nuestra conciencia crea nuestra realidad. Y sorpresivamente, ¡la ciencia respalda la veracidad de esta sabiduría ancestral cada vez más!

En un artículo reciente publicado en The Journal of Cosmology and Astroparticle Physics, el Dr. Robert Lanza y su equipo alegan que el mundo físico que percibimos no está “allá afuera” lejos de nosotros, sino que nosotros tenemos una parte activa en su creación. La teoría cuántica nos dice que un objeto pequeño no observado (es decir, un electrón o un fotón) existe solamente en un estado borroso e impredecible, sin ninguna ubicación definida hasta el momento que es observado. Las simulaciones de Lanza en computadoras MIT están diseñadas para demostrar que, aun a gran escala, “los observadores en última instancia definen la estructura de la mismísima realidad física”. Stephen Hawking, quien sostenía una perspectiva similar, dijo que “El pasado, al igual que el futuro, es indefinido y existe solamente como un espectro de posibilidades”.

Verdaderamente, todos nosotros somos los cocreadores de nuestra vida. Entonces, durante esta brillante ventana cósmica de Pésaj, decide cómo quieres que sea tu vida. Recuerda: ¡los mares se abrirán para cada uno de nosotros cuando creamos que se van a abrir! Cuando eliminamos el caos y nos conectamos con la Luz, cualquier cosa es posible. Podemos comenzar por comprometernos a más positividad. Más alegría. Más confianza en el Creador, en nosotros y quienes nos rodean. Más maneras de ayudarnos no solo a nosotros mismos, sino a los demás también. Así como los hebreos que cruzaron un mar de obstáculos (literalmente) para alcanzar su liberación, nosotros podemos conectarnos con la energía de esta semana para nosotros encontrar nuestra libertad.

Porque, en definitiva, está en nuestro poder crear nuestra vida tal y como deseamos que sea. Podemos romper nuestras propias cadenas y dejar nuestras cargas de este lado de la orilla. Esta es una libertad a nivel del alma: dividir las aguas dentro de nosotros a fin de que podamos experimentar una vida de plenitud, alegría, gratitud y bendiciones, tal y como el Creador lo ha destinado para todos nosotros.


Comentarios