Pensar como el Creador

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Pensar como el Creador

Michael Berg
Mayo 15, 2018
Me gusta 3 Comentarios 2 Compartir

“Cuando dos cosas son opuestas, se separan espiritualmente. Al igual que las esencias físicas se separan cuando un espacio se interpone entre ellas o se unifican cuando hay menos espacio entre ellas, dos esencias espirituales se separan o se unifican según la diferencia o similitud de su forma. Cuando son formas diferentes, esencias diferentes, se separan. Cuando son la misma esencia, se unifican. Recuerde esto, porque es la primera clave para entrar en la sabiduría”. — Rav Áshlag

En sus escritos sobre las Diez Emanaciones Luminosas, Rav Áshlag nos dice que la primera clave para entrar en la sabiduría de la Kabbalah es entender qué significa estar unificado con el Creador. Él nos enseña que cuando dos cosas son opuestas se separan espiritualmente y cuando tienen similitud de forma se unen. Sabemos gracias a los kabbalistas que el propósito de nuestra vida es emular al Creador, asumir Sus atributos. Pero ¿cómo logramos esto? ¿Qué debemos hacer para ser como el Creador?

Todo comienza, simplemente, con observar lo que sabemos del Creador; específicamente, lo que a Él le gusta y lo que no le gusta. Rav Áshlag escribe: “Cuando una persona ama todo lo que su amigo ama y odia todo lo que su amigo odia, se puede decir que están unificados”. En otras palabras, para ser como el Creador debemos hacer un esfuerzo para que nos guste lo que le gusta al Creador y para que no nos guste lo que a Él no le gusta.

Nuestra mente es increíblemente poderosa. Es el punto de acceso a la unificación con el Creador, a la sintonía de nuestros pensamientos y deseos con los Suyos.

Entonces, ¿qué sabemos del Creador? Sabemos que el Creador piensa constantemente en los demás y comparte con ellos. Cuando intentamos ser como el Creador, tendemos a concentrarnos en nuestras acciones, nos preguntamos si lo que hacemos está en sintonía con el Creador. Hacemos preguntas como: “¿Cuánto he compartido hoy? ¿Cuántas veces hice un esfuerzo especial por los demás?”, pero a menudo olvidamos que nuestros pensamientos son igual de importantes o quizá más. Es necesario que nos preguntemos: “¿Cuánto tiempo de mi día he invertido en pensar en los demás?”. El Creador no piensa en Sí mismo, por eso, cuando nos comportamos igual alineamos más que nuestras acciones, alineamos nuestra mente con la Suya. Incluso si no actuamos de acuerdo con estos pensamientos, el solo hecho de pensar como el Creador nos acerca a Él.

La belleza simple de esto es que, cada vez que pensamos en alguien más de manera positiva, nos acercamos a la Luz del Creador. Del mismo modo, cada vez que pensamos sólo en nosotros mismos, nos alejamos del Creador. Este es un concepto poderoso y sencillo que debe impregnar todo lo que hacemos.

También sabemos que al Creador no le gusta recibir algo para Sí mismo. Como seres humanos que somos, tenemos un innato Deseo de Recibir para Sí Mismo. Creemos que sabemos qué nos dará satisfacción: dinero, éxito, fama. Esto es lo que fundamentalmente nos diferencia del Creador, lo que nos separa de Él. Por tanto, la meta es llegar a un estado en el que despertemos una aversión activa por el Deseo de Recibir para Sí Mismo. No se trata de disminuir nuestro deseo, sino de transformarlo en un Deseo de Recibir para Compartir. Es decir, debemos desear bendiciones del Creador, no para nuestros propios fines, sino para compartir más con los demás.

A través de la transformación de nuestros pensamientos y deseos en únicamente pensamientos y deseos de compartir, podemos ser como el Creador.

Nuestra mente es increíblemente poderosa. Es el punto de acceso a la unificación con el Creador, a la sintonía de nuestros pensamientos y deseos con los Suyos. Este es el propósito de nuestra vida y la razón por la que estudiamos el mundo espiritual. Tal y como Rav Áshlag explica, cuando una persona intenta entender los pensamientos de otra y de verdad lo logra, la unión de las mentes es equiparable a abrazar a un viejo amigo en la calle.

A través de la transformación de nuestros pensamientos y deseos en únicamente pensamientos y deseos de compartir, podemos ser como el Creador.


Comentarios 2