El camino hacia la grandeza

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

El camino hacia la grandeza

Karen Berg
Febrero 6, 2022
Me gusta 30 Compartir Comentarios 5

Este artículo sobre la porción semanal fue publicado originalmente en 2019

Venimos a este mundo para aprender a convertirnos en faros de Luz. Para aprender a compartir con los demás, dar desinteresadamente y vivir con un corazón amoroso y una mano generosa. Kabbalah significa “recibir”, pero estamos en este mundo para dar. Esta es la gran paradoja de la vida: para recibir, debemos aprender a dar. Es aquí donde las enseñanzas espirituales de la Kabbalah nos muestran el camino hacia la plenitud e incluso hacia la grandeza. Vinimos a este mundo para aprender a convertirnos en seres de compartir y desarrollar el “gen de Dios” que llevamos por dentro. El Creador creó este hermoso mundo para que tengamos el entorno en el que lograremos esta misión espiritual. Al principio, dar puede ser un desafío. Podríamos sentir que perdemos algo cuando damos. Podríamos tener miedo de que si damos quizá nos quedemos sin nada. Pero nuestra fuente de bendiciones y plenitud nunca ha estado en las cosas que recibimos. Seguramente hemos visto gente que aparentemente tiene todo lo que la vida puede ofrecer, pero que igual no es feliz. Irónicamente, obtenemos plenitud verdadera al lograr nuestra misión espiritual en esta vida. En ese momento nos volvemos creadores, y esta transformación es lo que nos da la felicidad que anhelamos obtener. Esta paradoja es la niebla que atravesamos a lo largo de nuestra vida. Mucha gente maravillosa en la historia ha descubierto el poder del compartir y dedicaron sus vidas a enseñar este secreto. Esta semana nos muestran nuestro camino hacia la grandeza. La energía-inteligencia de la semana nos invita a aprender cuál es el camino hacia el verdadero llamado de nuestro corazón y convertirnos en una gran Luz en el mundo. Recibimos las llaves para recibir todo, ya que recibimos cuando damos. Al servir a la humanidad, cumplimos nuestra misión en la tierra y, en el proceso, sentimos la mayor plenitud.

"Nos muestran nuestro camino hacia la grandeza."

Esta semana, nuestra guía hacia la energía cósmica es la porción Tetsavé. Es una porción muy especial ya que no se menciona el nombre de Moshé en ningún momento. Un personaje irremplazable parece desaparecer. ¿Cómo puede faltar una persona tan fundamental? Esta porción de la Biblia cae, no por casualidad, en el mes de Piscis. La energía presente esta semana funciona en sinergia con la influencia celestial del mes actual y nuestra porción semanal. Todos están diseñados para ayudar a la humanidad en nuestro viaje de vida. Moshé era Piscis. Fue conocido por haberse elevado al estado de mitad hombre, mitad ángel. Moshé había vivido su vida con tanta compasión y cariño que el Creador lo eligió para ayudar a los israelitas, y a todos nosotros, en nuestro viaje espiritual. Moshé vivió una vida de humildad, servicio y atención por los demás. De este modo, pudo recibir todo. Moshé pudo tener una conexión con el Creador como ningún otro humano había podido. En un punto del viaje de los israelitas, el Creador deseó destruirlos. El Creador sintió que no eran redimibles o capaces de ascender más a nivel espiritual. Pero Moshé intervino. Oró por ellos. Le pidió al Creador: “Pero ahora, por favor perdona sus pecados, y si no, bórrame del libro que escribiste”. Ese libro es, por supuesto, la Torá, que explicaba todo lo que había ocurrido incluyendo los Diez Enunciados y todo lo que el Creador le había dado a la humanidad, con Moshé como personaje central. Moshé estaba dispuesto a ser eliminado de toda existencia para ayudar a salvar a los israelitas. La Biblia nos dice: “Y desde entonces no ha vuelto a surgir en Israel un profeta como Moshé, a quien el Eterno había conocido cara a cara”. El alma más elevada del mundo se preocupaba profundamente por los demás, estaba dispuesto a ser completamente eliminado. Su súplica consistía en entregarse para salvar a los demás, y funcionó. El Creador escuchó a Moshé y le dio al pueblo otra oportunidad. Además, el Creador no borró el nombre de Moshé de la Biblia, solo en esta porción de Tetsavé que ocurre en el mes de Piscis. Esta porción nos da la fortaleza para servir y ayudar a nuestro prójimo. De hecho, los kabbalistas dicen que esta es la porción en la que podemos recibir la totalidad de la grandeza de Moshé para ayudarnos en nuestro viaje porque en esta porción él se hizo pequeño. Otra gran paradoja. El nombre de Moshé no aparece en esta porción, pero él brilla más que nunca. Su servicio a los demás, su cuidado por la humanidad y su voluntad a no recibir nada le hicieron ascender a la grandeza.

"¿Qué significa ser un líder verdadero?"

¿Qué significa ser un líder verdadero? ¿Qué significa ser grande? ¿Cómo hacemos que nuestro nombre sea recordado durante miles de años por futuras generaciones? ¿Qué tenemos que hacer para lograr la misión de nuestra alma y tener una vida de dicha? Afortunadamente, ya existió un Moshé y no necesitamos ser él. Tampoco necesitamos convertirnos en un ángel. Vinimos a este mundo para ser felices. Vinimos a este mundo para recibir, y Moshé nos mostró un camino. Nuestro camino está ante nosotros. La humildad y el cuidado por los demás, no solo por nosotros, abre las puertas de la abundancia de todo tipo. Nos volvemos líderes cuando deseamos servir. Nos volvemos grandes cuando estamos dispuestos a ser pequeños. Lo recibimos todo cuando lo damos todo.

Esta semana en tus meditaciones, invita a Moshé a tu corazón. Cuando un ser querido ya no está con nosotros, deja de estar limitado por la fisicalidad y, por lo tanto, es capaz de ayudarnos como nunca antes de manera ilimitada. Habla con Moshé esta semana. Pídele orientación en tu camino. Pídele que te otorgue las cualidades de amor, interés y servicio. Pídele a Moshé que te ayude en tu viaje hacia tu propio nivel de grandeza. Fuimos traídos a este mundo para dar tanto como podamos, ¡y qué hermoso es que de este modo recibamos todo!


Comentarios 5