Revelar la Luz

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Revelar la Luz

Karen Berg
Enero 31, 2022
Me gusta 17 Compartir Comentarios 3

Bienvenidos al nuevo mes de Piscis o, como se dice en hebreo, Adar. Después de todo un año llegamos al signo zodiacal final, y con él viene madurez y sabiduría. Es un tiempo de conclusión y final, cuando todo “se une”. Mientras que el primer signo del Zodíaco, Aries, está al frente y solo puede verse a sí mismo, Piscis está al final y puede ver todo lo que nos espera. El mes de Piscis es una acumulación y manifestación de todos los meses anteriores. Contiene toda la energía espiritual del año y, debido a eso, Piscis es considerado como el mes más espiritual de todos. Se dice que grandes almas con poco por corregir reencarnan como piscianos para completar su trabajo final. Para todos nosotros, este es un mes en el que se nos da la ventaja de analizar nuestro año y ver los frutos de nuestro trabajo espiritual.

"Piscis es conocido como el mes de la alegría."

Este año en particular nos da aún más Luz espiritual que de costumbre, ya que tenemos dos meses de Piscis. Debido a la diferencia de longitud entre el año solar y el lunar, los sabios agregan un mes adicional al calendario kabbalístico para equilibrar ambos calendarios. Por esa razón se dice que el calendario kabbalístico es tan preciso, consigue el equilibrio entre el sol y la luna. Este mes adicional se agrega al final del año. Siete veces en un período de 19 años tendremos dos meses de Piscis, conocidos como Adar 1 y Adar 2. Sin embargo, siempre hay una razón espiritual detrás de todo. Los años en los que tenemos dos meses de Piscis se considera que es un año “embarazado” de bendiciones. El universo nos regala una experiencia doble de positividad a través de Piscis. La Luz adicional durante estos 60 días elimina aún más negatividad de nuestra vida que otros años. Podemos recibir más alegría, felicidad y positividad. Un año con dos meses de Piscis es un regalo especial para todos nosotros.

Estos próximos 60 días consisten en la Luz espiritual que hemos creado a lo largo del año. Pero ¿qué hacemos con esta Luz? La Kabbalah enseña que, mientras estemos en este mundo físico, hay acciones físicas por realizar. Tomamos esta Luz y la usamos para ayudar a los demás a iluminar el mundo entero. Este mes nos elevamos a una conciencia superior, la más superior de todo el año. Somos elevados a un plano espiritual en el que se encuentra el final del viaje de la humanidad, ¡y eso es emocionante y digno de celebrar! De hecho, el mes de Piscis es conocido como el mes de la alegría. Es un tiempo de buena fortuna, abundancia y milagros. Es un mes en el que podemos obtener la alegría de conectarnos con la realidad espiritual en la que logramos el propósito de la humanidad y donde está presente la totalidad de la Luz del Creador. Luego cada uno de nosotros puede contribuir este mes en la canalización de esta poderosa energía y finalmente revelarla al mundo.

"Todos estamos conectados."

El mes de Piscis, como enseña la astrología kabbalística, es regido por el planeta Júpiter. Júpiter es el canal para la energía de milagros, por lo tanto, ahora tenemos un mayor acceso a los milagros. Debido a que llegamos al final de la rueda zodiacal, podemos dar un vistazo al futuro de la humanidad. El mes de Piscis es un macrocosmos que nos permite probar el fruto maduro de la humanidad, en el que hemos eliminado la negatividad de nuestro interior y nos situamos en un estado de bienaventuranza constante con una conciencia permanente de dar amor. Por eso es que, a menudo, puede pensarse que los piscianos están “en las nubes” y que incluso son indulgentes. Saben que todo saldrá bien al final y que el amor es lo único que existe. Para el resto de nosotros que aún no estamos allí, este mes nos permite bañarnos en las cálidas aguas elevadas de esta realidad espiritual. En esta realidad, nuestra conciencia negativa ya no existe y solo existe el deseo de amar y compartir. En esta realidad pisciana solo existe la alegría de ser uno con el Creador. Encontramos este gran regalo durante este mes y en nuestros amigos piscianos. Durante este mes nuestra meta es atraer esta energía espiritual a nuestra vida y a la vida de los demás. Es nuestra gran oportunidad para manifestar la alegría que nos espera. Nuestro gran regalo es ser capaces de ver más allá de la ilusión de nuestras penas y problema actuales, y mirar hacia el futuro donde no hay problemas, desafíos ni carencias; solo hay alegría y amor. Ese futuro está vivo en el presente. La semilla de ese futuro está aquí con nosotros, hoy, y podemos probar esa alegría.

La realidad verdadera es que todos somos uno y todos estamos conectados. La realidad verdadera es aquella en la que no hay problemas, desafíos ni carencias. Estamos conectados con el Creador y unidos a Él. No somos solo cuerpos físicos, también somos chispas del Creador. Somos excelentes faros de la Luz del Creador. La verdad es que tenemos más deseo de amar y compartir que de tomar y odiar, y este es el momento en el que podemos revelar esta verdad de una vez por todas. Podemos eliminar las ilusiones que nos impiden ver la Luz en los ojos de los demás y los rasgos comunes que todos compartimos. Este es el mes para predicar con el ejemplo. Es el mes para tener conciencia positiva, dar y compartir como nunca antes. Cada vez que elegimos el amor, alimentamos nuestro pisciano interior y apresuramos la llegada de los días en los que el dolor y el sufrimiento ya no existen. Este mes tenemos la alegría a nuestro alcance porque la alegría es nuestra meta final, nuestro destino y la promesa del Creador. Deseo que todos alcancemos esta realidad. Y les deseo, además, el mejor de los meses.


Comentarios 3