Mantener la precisión en nuestro trabajo espiritual

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Mantener la precisión en nuestro trabajo espiritual

Michael Berg
Octubre 13, 2021
Me gusta 23 Compartir Comentarios 8

Dice en la porción Lej Lejá que Avraham viaja desde la tierra donde nació, pero el Creador no le dice hacia dónde va. Sabemos, en retrospectiva, que el Creador lo estaba enviando a lo que en aquel entonces era conocido como la tierra de Canaán, hoy en día conocida como Israel. Era el lugar a donde Avraham necesitaba ir para poder ascender a su siguiente nivel. Y los kabbalistas nos relatan la historia detrás de la que conocemos; Avraham va a una realidad de trabajo espiritual que está más allá de la naturaleza.

Mientras se prepara para su viaje, el Creador dice: Lej lejá […] el haárets asher areca, “Vete […] a la tierra que Yo te mostraré”. El Creador, como dijimos antes, no le dice a Avraham a dónde debe ir, solo le dice que empiece con el viaje. Los kabbalistas enseñan que a medida que Avraham caminaba, llegaba a diferentes tierras; uno es un lugar llamado Aram Najaráyim, donde dice que él ve que las personas están comiendo y bebiendo de forma desorganizada y sin orden. Avraham no sabe si es allí donde tendrá que descansar y ora al Creador y le pide que no fuera ese el lugar donde debía permanecer.

Avraham continúa caminando y llega a la tierra de Canaán, donde dice en el Midrash que vio a las personas que sembraban cuando era debido, y recogían la cosecha en el tiempo correcto; el trabajo en el campo era organizado. Él oró al Creador para que fuera ese el lugar donde pudiera asentarse, y sabemos que por supuesto fue allí donde permaneció.

Por tanto, ¿qué fue lo que Avraham vio que hizo que orara para no permanecer con el primer grupo de personas pero sí con el segundo? La respuesta tiene que ver con una lección muy importante proveniente de las dos oraciones de Avraham.

El primer grupo, las personas que vivían en Aram Najaráyim, tenían un despertar espiritual y cierto nivel de entendimiento, pero no eran organizados. No eran serios o meticulosos respecto a su trabajo espiritual. Sin embargo, cuando Avraham llegó a la tierra de Canaán y vio a los cananeos hacer todo de manera organizada, supo que eso también significaba que su trabajo espiritual también era organizado, preciso y serio. Esto nos muestra que con relación al trabajo y las conexiones espirituales, hay dos tipos de personas. Todos entendemos que para conectarnos con la Luz del Creador y manifestar las bendiciones que queremos en nuestra vida, tenemos que transformarnos y llevar a cabo nuestro trabajo espiritual. ¿Pero cuán serios y precisos somos al respecto?

Los kabbalistas enseñan que cada individuo tiene delante de sí 32.000 caminos posibles, de los cuales ninguno conduce a una conexión con la Luz del Creador. Además de esos 32.000 caminos, hay otro llamado Óraj Jayim, el Camino de la Vida. Por lo tanto, muchos de nosotros cuando vemos nuestro trabajo espiritual debemos ver que la interrogante no es “¿Nos estamos transformando, estamos haciendo el trabajo espiritual o nos estamos conectando?”, sino más bien “¿Cuán exactos y serios somos con respecto a nuestro trabajo espiritual?”. Creo que algunos de nosotros entendemos que el camino espiritual es uno general y relativamente ambiguo; al compararnos con la persona que éramos hace años atrás, o con otras personas que conocemos, podemos ver que por lo general nos encontramos en el camino correcto con transformación y conexión, pero es ambiguo.

No obstante, la verdad es que no es así. Existen 32.000 caminos similares frente a todos y cada uno de nosotros. Son muy similares y parecen ser los correctos, lo que los kabbalistas llaman Óraj Jayim, el Camino de la Vida, pero no lo son. El número 32.000 no es una coincidencia. Si tomas este número y lo divides entre los años de vida de una persona, y luego lo divides entre los días, el resultado sería aproximadamente dos caminos por día (32.000 dividido entre aproximadamente ochenta años).

Por ende, la enseñanza aquí es que cada día de nuestra vida recibimos la oportunidad, o la apertura, dos veces al día para desviarnos solo un poco. Así que, si cada día, cuando surgen los desafíos y las pruebas, tenemos cuidado de no desviarnos, y atravesamos 32.000 pruebas en nuestra vida, tanto en este mundo como en el siguiente, entonces estamos conectados con el Camino de la Vida. Pero si no asumimos nuestro trabajo espiritual en esta forma precisa, entonces podemos desviarnos hasta encontrarnos en un camino muy cercano al real, pero no es el camino real… solo parece serlo. Rav Áshlag decía a menudo: “Este es el dolor más grande en la vida, ver a tantas personas que comenzaron su viaje espiritual desviarse”. Él decía que de mil personas que comenzaban su viaje espiritual, solo uno —ni siquiera el uno por ciento— completaba el viaje. ¿Por qué?

Hay personas que comienzan su camino de transformación y conexión, y en cierto punto y por cualquier razón, lo dejan por completo. Sin embargo, es peor cuando pensamos que estamos en el camino pero no somos precisos acerca de este. Porque ser espiritual y estar conectado es una noción vaga, y tomamos nuestras pruebas en la vida y la seriedad con las que asumimos nuestro trabajo espiritual de forma muy vaga. Por tanto, nos apresuramos a tomar uno de esos 32.000 caminos. Cada día, tenemos aproximadamente dos decisiones, dos oportunidades de desviarnos un poco. En nuestra mente, si no somos cuidadosos y si no vemos nuestro trabajo espiritual con suficiente seriedad, entonces nos encontramos en la cercanía del camino correcto, pero no estamos en él.

Imagina, por ejemplo, que estás caminando por una cuerda floja. Sabes que no puedes inclinarte ni un poco a la derecha ni un poco a la izquierda porque te caerías; mientras que si caminas por un sendero pavimentado y amplio, puedes irte a la derecha o a la izquierda y seguir en el mismo camino general. El camino espiritual se parece más a la cuerda floja.

Hay otras 32.000 posibilidades que nos permitirán decirnos a nosotros mismos que estamos en el mismo camino general, pero el trabajo espiritual es exacto. Por ello, cuando Avraham pasó por Aram Najaráyim y vio que las personas estaban conscientes de su conexión pero no eran serias o precisas con respecto a ella, y no eran exactas en su trabajo y en su transformación, pidió al Creador no tener que vivir entre aquellas personas, porque se desviaría al ser influenciado por ellas. Pero cuando llegó a Canaán y vio que los cananeos hacían todo con seriedad, propósito y precisión, pidió estar con ellos, porque ese es el Camino de la Vida.

Necesitamos llevar a cabo nuestro trabajo espiritual con seriedad y precisión, y entender que no podemos solo estar en el camino general; tenemos que estar en el camino exacto. Tenemos que asegurarnos consistentemente de no caer en esas dos pruebas al día, porque podemos desviarnos y acercarnos al camino, pero no al que nos conduce hacia una conexión con la Luz del Creador. Lo que le causaba el dolor más grande a Rav Áshlag era ver que de mil personas que comenzaban el viaje espiritual, solo una lo completaba. No es fácil mantener esta seriedad y precisión con respecto a nuestra transformación y trabajo espiritual, pero es lo que se necesita para que podamos completar el viaje y recorrer consistentemente el Camino de la Vida. Este es un poderoso despertar que recibimos por parte de Avraham en Shabat Lej Lejá.


Comentarios 8