Lecciones de matrimonios de series de comedia

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Lecciones de matrimonios de series de comedia

Monica Berg
Junio 3, 2024
Me gusta 3 Comentarios Compartir

A todo el mundo le encanta —o al menos conoce— el recurso de las series de comedia de una pareja casada que discute constantemente. Desde los padres de Seinfeld hasta Doris Roberts y Peter Boyle en Everybody Loves Raymond, pasando por los protagonistas de unos de los creadores del recurso mismo, Ricky y Lucy, Ethel y Fred de I Love Lucy. Estos pares emblemáticos nos han entretenido durante décadas. Lo que hace especiales a estos matrimonios es que nos muestran, en rápida sucesión, situaciones de conexión, desconexión y reconexión. Sí, se pelean y se incomodan, pero son parejas que permanecen juntas y lo han hecho durante años. ¿Por qué? La respuesta está en su capacidad de reparación. Claro, a menudo discuten sobre travesuras tontas y circunstancias cómicas exageradas (después de todo, es una serie de comedia), pero nos atraen porque esto es relajante. Un ciclo constante de armonía, desarmonía y reparación.

Fuera de las ciudades ficticias y las salas de estar de un plató, las relaciones son la fibra sensible de nuestra vida real. Tejen para nosotros un tapiz invisible de conexión, apoyo y amor. No obstante, como cualquier tapiz intrincado, pueden deshilacharse y rasgarse, lo que nos hace preguntarnos si es más fácil dejarlos ir. El auge de las citas en línea y las redes sociales ha creado una ilusión masiva de que siempre hay algo (o alguien) mejor o que una nueva pareja muy superior está esperando que deslices el dedo hacia la derecha. Del mismo modo, se forman amistades, se pierden y se rompen, y vínculos familiares entran en crisis. En un mundo que se mueve más rápido de lo que podemos asimilar, que siempre presenta distracciones aparentemente importantes y deslumbrantes, el trabajo de reparación puede parecer desalentador… incluso inútil. 

Pero no lo es. El poder de la reparación es un testimonio de la fortaleza de nuestro espíritu y de la profundidad de nuestro corazón.

Cuando las relaciones se enfrentan a desafíos, es natural sentir la necesidad de alejarse. El dolor de una traición, la punzada de las palabras duras o el peso de las expectativas insatisfechas pueden crear heridas que parecen demasiado profundas para sanar. Pero es en estos momentos de vulnerabilidad que se revela la verdadera esencia del amor y la conexión. Reparar una relación no se trata de ignorar el dolor o fingir que el dolor nunca existió. Se trata de profundizar en la herida, comprender su origen y trabajar juntos para sanarla; un proceso que puede ser emocionalmente intenso pero gratificante en definitiva.

El proceso de reparación comienza con una disposición a comunicarse abierta y sinceramente. Se requiere humildad y valentía para admitir que hemos lastimado a alguien y escuchar cuando alguien nos ha lastimado. Este intercambio de vulnerabilidad puede ser profundamente incómodo, pero es a través de esta incomodidad que encontramos las semillas del crecimiento. Al hacerle frente al dolor, creamos un espacio para la empatía, la comprensión y, finalmente, el perdón.

Es importante recordar que reparar una relación no significa borrar el pasado. Más bien, significa reconocerlo, aprender de él y usarlo como base para una conexión más fuerte y resiliente. Este proceso puede transformar una relación rota en una que es todavía más íntima y amorosa que antes. El acto de reparación muestra que valoramos la relación lo suficiente como para luchar por ella, nutrirla hasta que recupere la vitalidad y honrar el vínculo que nos conecta.

Sin embargo, no todas las relaciones se pueden reparar. A veces el daño es demasiado extenso o la otra persona no está dispuesta a participar en el proceso de sanación. En estos casos, es crucial reconocer que tratar de reparar la relación no es inútil. En cambio, es una oportunidad para un profundo crecimiento personal. El esfuerzo que ponemos en intentar reparar una conexión rota puede llevarnos a reparar las grietas que hay en nuestro interior, a menudo las más sensibles y ocultas, un viaje que puede transformarnos en individuos más fuertes y resilientes.

Cuando nos esforzamos por reparar una relación, nos enfrentamos a nuestras inseguridades, nuestros miedos y problemas no resueltos. Esta introspección puede ser transformadora, dado que nos ayuda a entendernos mejor a nosotros mismos y fomenta un nuevo nivel de autocompasión. Al enfrentar nuestras heridas internas, comenzamos a sanar desde adentro, convirtiéndonos en individuos más plenos y resilientes. Este trabajo interior no solo nos beneficia, sino que también mejora nuestra capacidad para formar relaciones más sanas y satisfactorias en el futuro.

No obstante, la reparación no es un proceso de autoflagelación y no requiere que nos minimicemos ni nos critiquemos. De hecho, los kabbalistas insisten en que el arrepentimiento no debe ser un proceso que realicemos por arrepentimiento, obligación, culpa o miedo. Ellos enseñan que el arrepentimiento es un don espiritual, una oportunidad, y cuando de verdad entendemos lo que nos brinda, naturalmente sentiremos entusiasmo por realizar dicho proceso. Esto no quiere decir que no sea un trabajo duro, desde luego que lo es. Implica una sinceridad y una responsabilidad enormes, pero es un trabajo gratificante. No es un trabajo que deba hacernos más pesados, sino que debe dejarnos más ligeros, más libres.

El poder de la reparación no solo radica en el resultado, sino en el viaje en sí mismo. Es un viaje de autodescubrimiento, crecimiento y amor profundo. Se trata de exponerse, incluso cuando es difícil, y elegir la conexión en lugar de la conveniencia. Se trata de creer en el poder transformador del amor y la resiliencia del espíritu humano.

La próxima vez que se presente un dilema en tu relación, dedica un momento a reflexionar. Considera el poder de la reparación y el potencial de un sentido todavía mayor de conexión y amor. Y recuerda: ya sea que la relación se repare o no, el acto de tratar de repararla es un testimonio de tu fuerza, tu valentía y tu compromiso inquebrantable con el amor. Cada intento de reparación, grande o pequeño, es un acto de lo que los expertos en relaciones John y Julie Gottman llaman “acercarse en lugar de alejarse”.

Al final, el proceso de reparación no consiste solo en reparar las relaciones con los demás; consiste en sanar nuestra relación con uno mismo. Algunas relaciones podrían ser irreparables, pero a través de nuestro intento o consideración para repararlas, exploramos más a fondo la relación que tenemos con nosotros mismos. Y como he dicho muchas veces: la relación que tenemos con uno mismo es la relación más importante que tendremos en nuestra vida. 


Comentarios