El kabbalista bromista

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

El kabbalista bromista

Yehuda Yeshurun
Mayo 11, 2021
Me gusta 14 Compartir Comentarios 1

Los kabbalistas explican que hay tres maneras de conectarnos con las almas justas que dejaron este mundo y atraer su Luz: visitar su lugar de reposo, leer sus palabras de sabiduría o leer historias acerca de ellos. Con cada historia que leemos no solo atraemos la Luz que estas almas justas revelaron, sino también el regalo de la lección enseñada por el kabbalista.

Uno de los estudiantes prominentes de Rav Elimélej de Lizensk era Rav Naftalí Tzvi de Ropshitz . Él comenzaba cada charla con un chiste y era conocido por decir que la forma más rápida de conectarse con el Creador es con la risa y la brevedad. Incluso en su niñez a menudo tenía momentos de payasear y bromear. Esto, desde luego, distraía a la clase y al profesor, quien no estaba nada contento con ello.

“Naftalí”, dijo su maestro, mientras lo sacaba del aula tras otra interrupción de la clase, “sé que te encanta hacer reír a la gente y ver la alegría en sus rostros, pero no puedes hacerlo en las horas de clases. Distrae a todos y no es respetuoso. Veo en ti un gran alma y quiero que te expreses de la forma más poderosa. Tengo un desafío para ti: no hagas ninguna broma durante las horas de clases por todo un año, y veamos qué sucede”.

El pequeño Naftalí miró solemnemente a su maestro, y con gran fuerza interna y determinación contestó: “Sí, lo acepto. Lamento haber interrumpido sus clases todo este tiempo”.

Más tarde ese mismo día, la clase y el maestro fueron a hacer su conexión con la oración de la tarde, Minjá. Mientras Naftalí Tsvi y todos los demás niños terminaron sus oraciones rápidamente, su maestro meditó por una hora. Cuando terminó su meditación, se dio vuelta y vio que todos los chicos se estaban riendo de algo que había dicho Naftalí Tsvi.

Por segunda vez ese mismo día, el maestro llamó aparte a Naftalí Tsvi.

“Pensé que te habías comprometido a no decir ningún chiste por todo un año. ¿Qué pasó?”.

Sin siquiera poder contener su gran sonrisa, Naftalí contestó: “Sí, ¡pero su oración tardó tanto que pensé que había pasado un año!”.

Naturalmente, las oraciones y meditaciones son momentos del día que debemos asumir con seriedad. Reflexionar sobre nuestro día, pedir al Creador ayuda y fortaleza, y atraer energía poderosa no es algo para tomarse a la ligera. Sin embargo, a veces hay momentos en los que un chiste o la risa puede perforar las capas más densas alrededor de nuestra alma. Tal y como Karen Berg escribió una vez: “La risa puede elevarnos y sacarnos de la tristeza, recordándonos cuán graciosa y hermosa puede ser la vida. La risa puede salvarnos de nuestro ego. Puede salvarnos de nosotros mismos”.

Que el mérito de Rav Naftalí Tzvi de Ropshitz despierte más alegría y risa en nuestra vida. Y que su risa nos ayude a crear algo para el mundo que lo haga un poco más radiante gracias a nuestra presencia.

 


Comentarios 1