¿Cómo puedo transformar mi negatividad? Tres consejos para hallar la Luz en tu oscuridad

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

¿Cómo puedo transformar mi negatividad? Tres consejos para hallar la Luz en tu oscuridad

Adaptado del pódcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y subscríbete aquí.
Mayo 30, 2022
Me gusta 20 Compartir Comentarios 7

A menudo nos etiquetamos a nosotros mismos y a la gente que nos rodea en términos de blanco y negro: como “buenos” o “malos”. Solemos considerarnos como personas mayoritariamente “buenas”, aunque de vez en cuando cometamos algunos errores, mientras que a los que muestran un comportamiento con el que no estamos de acuerdo les asignamos la etiqueta de “malos”. En realidad, todos tenemos tendencias positivas y negativas en nuestro interior. Esta dualidad es una parte necesaria de nuestra vida que nos da el poder del libre albedrío.

Reconocer los aspectos negativos de nosotros mismos puede hacernos sentir desalentados o deprimidos. Pero la sabiduría de la Kabbalah enseña que el propósito de nuestro trabajo espiritual es descubrir y transformar esa negatividad como medio para alcanzar una vida más feliz y plena.

He aquí tres maneras de transformar tu negatividad:

1. Evita compararte con los demás.

Cuando nos comparamos con los demás, dejamos de vernos con claridad. Por un lado, podemos pensar que tenemos mejor carácter que otra persona, así que juzgamos sus acciones o las menospreciamos. Esto nos ciega ante nuestra propia negatividad. Por otro lado, a veces sentimos que no estamos a la altura de los demás y acabamos juzgándonos con demasiada severidad.

Hay un delicado equilibrio de positividad y negatividad en cada uno de nosotros. Todos somos capaces de inclinar la balanza en cualquiera de los dos sentidos, por muy espirituales que seamos. Esto debería inspirarnos a elegir nuestras palabras y acciones con más cuidado y comprender que, cuando otros caen, no es porque sean malas personas. Todos tenemos el potencial de hacer algo negativo, sin importar lo espirituales que seamos. La otra cara de la moneda es que, incluso después de haber hecho lo peor del mundo, al siguiente segundo podemos convertirnos en las personas más elevadas del mundo.

Compárate solo con lo que eres hoy y con lo que todavía tienes que llegar a ser. Ten presente que eres capaz de emitir una gran Luz u oscuridad en cualquier momento, sin importar lo espiritual que seas.

2. Emociónate al ver tu negatividad; significa que estás en el camino correcto.

Solemos pensar que ser espiritual significa que no tenemos mucha negatividad en nuestro interior. Las personas espirituales verán algo desagradable en sí mismos y pensarán que han caído. Pueden intentar ocultarlo, negarlo o evitarlo por completo. En realidad, cuanto más espiritual te vuelves, con más claridad comienzas a ver tu negatividad. La mayor indicación de que estás en un camino espiritual es que estás encontrando cada vez más aspectos de ti mismo que necesitan ser transformados.

Si no encuentras aspectos de ti mismo en los que debas trabajar, significa que no estás profundizando lo suficiente. Nuestra negatividad siempre está ahí, pero solo podemos verla cuando nos dedicamos a nuestro crecimiento personal.

Emociónate cuando veas algo que antes no veías y que amerita atención y cambio. No tengas miedo de tu oscuridad. No huyas de ella ni la encubras. Date cuenta de que te has quitado las anteojeras y ahora puedes verte con más claridad. El descubrimiento de la negatividad interior es un reconocimiento muy positivo. Es el combustible que impulsará tu crecimiento y tus bendiciones.

3. Busca formas positivas de usar tus rasgos negativos.

Es tanto posible como necesario que usemos nuestros rasgos negativos para el bien. Tus defectos contienen tu mayor Luz y potencial. Tu oscuridad es donde está la parte emocionante de la vida, las verdaderas bendiciones. El propósito de nuestra vida es ir a los lugares oscuros y elevar las chispas de Luz que existen allí; eso es lo que atiza nuestras bendiciones, crecimiento y felicidad. No se trata de destruir las partes de nosotros mismos que son negativas, sino de transformarlas en algo positivo.

No es nuestro trabajo ser siempre buenos o erradicar nuestras peores cualidades, sino encontrar las partes de nosotros que están profundamente enterradas y revelar la Luz que hay en ellas. Nuestra oscuridad es el lugar donde se esconden nuestras bendiciones. Es como un tesoro enterrado.

Dedica tiempo cada día a transformar las cosas que crees que son lo peor de ti. Por ejemplo, si eres demasiado competitivo y tiendes a compararte con los demás, trabaja para ser competitivo contigo mismo y compararte con quien quieres llegar a ser. Toma todas las cosas que parecen características negativas, vuélvelas hacia dentro y úsalas para algo poderoso y motivador.

Cada día es una batalla interna entre fuerzas positivas y negativas. Todos tenemos oscuridad y Luz dentro de nosotros. Nuestra decisión es: ¿qué alimentaremos? Nuestras acciones, palabras y entorno nos empujan hacia la positividad o la negatividad. Es un equilibrio que requiere una introspección constante y un trabajo espiritual. No se trata de acoger nuestra Luz y ocultar nuestra oscuridad, sino de encontrar las partes más oscuras de nosotros mismos, enfrentarlas y trabajar para transformarlas.

 


Comentarios 7