¿Cómo puedo ser mejor líder? Cinco consejos para desarrollar habilidades de liderazgo

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

¿Cómo puedo ser mejor líder? Cinco consejos para desarrollar habilidades de liderazgo

Adaptado del pódcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y subscríbete aquí.
Marzo 14, 2022
Me gusta 20 Compartir Comentarios 5

Cuando hablamos de grandes líderes, solemos mencionar a políticos famosos, activistas, líderes espirituales y directores generales. Sin embargo, el liderazgo no solo queda relegado a quienes hablan a las masas, dirigen grandes empresas o ejercen el poder político. Ser padre, amigo, miembro de un equipo o miembro de una familia que nos apoya son maneras de asumir papeles de liderazgo en nuestra vida cotidiana. De hecho, la sabiduría de la Kabbalah enseña que el liderazgo es una parte fundamental del trabajo espiritual que vinimos a hacer al mundo y el camino hacia la verdadera plenitud.

He aquí cinco consejos para refinar tus habilidades de liderazgo:

1. Considera el liderazgo como un acto de servicio.

Ser un líder fuerte significa estar al servicio de los demás. Uno no se convierte en un líder para miles, sino en un servidor para miles. Esto puede implicar un gran cambio en la forma en que la mayoría de nosotros piensa en el liderazgo. Ciertamente, los líderes están a cargo, pero la mayor parte de sus responsabilidades no implican estrategia o dar órdenes, sino estar al servicio de los demás. Los líderes eficaces se presentan ante sus equipos para apoyarlos y animarlos, aun cuando estén ocupados, cansados, desanimados o sin inspiración. Asumen la responsabilidad no solo de sus propias acciones y su impacto, sino de las acciones y el impacto del equipo.

Uno de los conceptos kabbalísticos fundamentales es que el camino hacia la plenitud consiste en vivir una vida dedicada a compartir con los demás. Eso es el liderazgo. Estar al servicio de esa manera es la esencia de lo que vinimos a hacer a este mundo. Cada individuo está destinado a ser un líder de alguna forma. La única manera de alcanzar la plenitud a la que estamos destinados es haciendo que nuestra meta sea ser un líder que tenga el deseo de compartir con los demás.

Para que cualquiera de nosotros tenga éxito, debemos preguntarnos: ¿Cómo me esfuerzo para ser más servicial cada día?

2. Cree en tu potencial infinito.

Una de las principales áreas que nos falta comprender es cuánto potencial tenemos. Nuestras almas son ilimitadas. Lo que a menudo nos impide ser grandes líderes es el miedo. Tenemos miedo a fracasar, a no ser dignos, a no tener las habilidades adecuadas o no tener suficiente valor que añadir.

El liderazgo empieza y termina contigo. Antes de poder liderar a otros, debes ser un líder para ti mismo primero. Cree en tu grandeza. Reconoce que tus logros palidecen en comparación con tu verdadero potencial. ¡Puedes lograr mucho más de lo que crees posible!

3. Cree en la grandeza de los demás.

Un gran líder no solo cree en sí mismo, sino que también ve la grandeza en los demás. Las personas tienden a derribar a los demás para sentirse seguras, fuertes y poderosas, en especial cuando se trata de un entorno o sector muy competitivo. Pero la forma más sólida de determinar si una persona es un gran líder es si ve o no la grandeza de quienes le rodean.

Esto se aplica a los líderes en todas las capacidades. Un gerente debe ver el potencial de sus subordinados directos. Un padre debe ver la grandeza de su hijo. Busca encontrar la grandeza en los demás, ayúdales a descubrir su poder y apoya su crecimiento.

4. Permítete a ti mismo y a los demás ser imperfectos.

Ni el líder ni las personas a quienes lidera deben ser perfectos. Los mejores líderes no solo son imperfectos, sino que saben que lo son. Apropiarte tus defectos crea un entorno en el que los errores no se castigan y en el que la gente está dispuesta a asumir riesgos sin miedo a ser atacada o castigada.

De nuestras imperfecciones surgen las mayores fuerzas de liderazgo. Una persona no puede ser líder si no ha fracasado. El fracaso es la base sobre la que se puede construir el liderazgo. No se trata de ser perfecto en todo, sino del deseo de ser mejor.

No veas tus imperfecciones como razones por las que no puedes liderar. No serás perfecto todo el tiempo, pero el deseo de hacer el bien a los demás y de mejorar continuamente te convierte en un líder digno.

5. Deja atrás el ego.

El principal destructor del liderazgo es el ego. Es el mayor oponente del verdadero liderazgo porque nos impide ver la verdad. Ha habido muchos líderes famosos y experimentados a lo largo de la historia que han tomado decisiones terribles porque estaban cegados por algo.

El ego te hace creer que sabes más que los demás. Te impide aprender, obtener nueva información y crecer. Los mejores líderes no desean que la gente los admire y respete, sino que son humildes y conscientes de sus propias limitaciones. Recuerda que puedes aprender de cualquier persona en cualquier nivel y en cualquier momento.

Muchas personas creen que el concepto de liderazgo no se aplica a ellas. No creen que estén hechas para liderar, no quieren liderar o no creen que tengan las cualidades que hacen que alguien sea un gran líder. Pero el verdadero liderazgo significa estar al servicio de los demás, y ese es el camino hacia la felicidad y plenitud verdaderas.

Viniste a este mundo para ser un líder. No significa que tengas que liderar a millones de personas, pero al liderarte a ti mismo, a tus amigos, a tu familia u otros, puedes alinearte con el deseo de compartir del Creador. ¿Te ves a ti mismo como un líder? Si es así, ¿cómo tus acciones inspiran a otros a transformarse?


Comentarios 5