Ayudar al Creador

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Ayudar al Creador

Michael Berg
Junio 15, 2022
Me gusta 32 Compartir Comentarios 6

La historia en la porción de Shlaj Lejá es una con la que muchos estamos familiarizados; es la historia de los espías. El Creador le dice a Moshé que envíe a doce espías a la tierra de Israel, y la mayoría de ellos regresa con un informe negativo. Los israelitas en consecuencia se llenan de temor y tristeza, y surge la negatividad. En cierto punto, mientras Moshé le pide al Creador que no permita que se manifieste la oscuridad que los israelitas han despertado, él dice algo muy interesante y a la vez muy fundamental para nuestro trabajo espiritual. Él le dice al Creador: “Ahora, por favor, permítenos fortalecer Tu fuerza. Permítenos engrandecerte”. Es bastante extraño; él está hablándole a Dios, el Creador de todas las cosas, y le está diciendo esencialmente: “¡Permítenos, juntos Tú y yo, engrandecerte!”. Si no entendemos lo que esto significa, podría sonar un poco absurdo

"Hay un secreto detrás de esta frase".

Para poder entender el secreto de ese versículo, hay una hermosa historia en el Talmud, en la cual Rav Yehoshúa ben Leví dice que cuando Moshé subió a los Mundos Celestiales vio que el Creador estaba tejiendo y ataviando coronas a las letras. Y los kabbalistas explican que la corona representa el nivel supremo de la revelación de la Luz de Misericordia llamada Érej Apaim. Entonces, Moshé ve al Creador ciñendo coronas a las letras, lo cual representa el trabajo del Creador de traer la Luz de Misericordia a este mundo. Él está viendo y presenciando esto, sabiendo que no se trata del Creador haciendo la acción física, sino que se trata de él mismo presenciando el deseo que tiene el Creador de enviar la Luz de Misericordia. Después, el Creador de pronto le dice a Moshé: “¿No hay paz en tu ciudad?”. Esta es la traducción literal, que en esencia podría entenderse como si el Creador estuviera enojado con Moshé; como si el Creador estuviera preguntando: “¡¿Por qué no saludaste?!”. Si bien esto es lo que el Creador parece decirle a Moshé, desde luego que hay un secreto detrás de esta frase.

"Esto comienza con la conciencia de responsabilidad".

¿Cuál es el secreto? El secreto es que el Creador en realidad le está preguntando a Moshé: “¿Por qué no me estás ayudando a revelar la Luz de Misericordia en este mundo?”. Moshé queda desconcertado, y responde: “Pero, Creador, Tú tienes toda la Luz, todas las bendiciones, ¿qué voy a hacer yo y de qué manera te voy a ayudar?”. El Creador le dice a Moshé: “No entiendes; necesito tu ayuda. Tú debiste haberme ayudado”. De inmediato, Moshé reconoce su responsabilidad y le dice al Creador: “Muy bien, voy a darte la fortaleza para que la gran Luz de Misericordia se revele en este mundo”. Y Moshé, en este versículo, revela y habla acerca de la máxima comprensión de la responsabilidad de todos nosotros; el Talmud nos dice que esta interacción entre la Luz del Creador y Moshé en realidad es la interacción entre el Creador y cada uno de nosotros, con relación a nuestra propia responsabilidad de hacer que descienda la Luz a este mundo.

 

Uno de los secretos de Shabat Shlaj Lejá es que el Creador nos está diciendo, cada día: “Debes ayudarme”. Por lo tanto, tenemos que trabajar en alcanzar el estado al que llegó Moshé, reconocer: “Haré lo que pueda para permitir, ayudar y fomentar que la grandeza de la Luz del Creador se revele en este mundo”, y después dar los pasos para atraer esa Luz de Misericordia al mundo. Y esto comienza con la conciencia de la responsabilidad; conciencia con la que podemos conectar a través de la porción Shlaj Lejá.


Comentarios 6