Encontrar una Luz mayor

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Encontrar una Luz mayor

Michael Berg
Febrero 9, 2022
Me gusta 30 Compartir Comentarios 9

Hay una enseñanza que me parece muy hermosa y también práctica que está relacionada con Shabat Tetsavé, un Shabat que consiste en la activación de nuestra conciencia. Dice que cada acción espiritual positiva que hacemos crea una vela. Dice que un alma que se transforma y se conecta en esta vida crea velas o llamas. Y después de que esa alma deja este mundo, toma esa llama y comienza a encontrar cada vez más Luz. Así pues, incluso después de que las almas elevadas dejan este mundo, siguen encontrando Luz.

El Zóhar explica lo que le ocurre al alma después de que deja este mundo. Hay dos caminos generales: uno en el que el alma que no creó esta gran llama de Luz a través de acciones se pierde, y el otro en el que la persona que centró su vida en crear esta gran Luz comienza a encontrar cada vez más Luz en los Mundos Superiores para luego revelarla a este mundo.

"La Luz está en todas partes y aquí justo frente a nosotros."

Entonces, ¿cómo activamos y creamos esta Luz mientras estamos en este mundo? Los kabbalistas explican que podemos hacerlo teniendo la conciencia y el conocimiento de que en cada acción que hacemos la Luz que creamos permanecerá por siempre. Por ejemplo, mientras leemos el Zóhar la conciencia debe ser que esa Luz durará por siempre, que estará con nosotros tanto en el mundo físico como cuando no estemos más en él. Y en la medida que tengamos esta conciencia, en tal medida esa Luz pasará a ser lo que llamamos tamid, sempiterna. Luego, después de que esa alma deja este mundo, consigue más Luz a través del uso de la llama que creó en esta vida.

En Salmos está escrito, y Rav Áshlag cita en Las Diez Emanaciones Luminosas, que cuando una persona muere, se vuelve jofshi, libre. Pero los kabbalistas explican que la palabra jofshi tiene las mismas letras de la palabra “buscar”. Esto nos dice que aun después de ser libres de este mundo, las almas elevadas usan la llama de las velas que crearon para buscar más Luz. Por lo tanto, esta activación de conciencia de las velas es algo que podemos usar en este mundo y es un concepto muy emocionante.

Anteriormente hemos hablado del entendimiento de por qué nos falta claridad, inspiración o conexión con la pureza de conciencia que es la Luz del Creador. Ahora entendemos que en realidad la Luz está en todas partes y aquí justo frente a nosotros.

Hay muchos momentos en nuestra vida en los que intentamos encontrar inspiración o claridad, y como no la encontramos, la buscamos. A veces en nuestra vida, ya sea con respecto a nuestro estudio o nuestras decisiones, nos encontramos en una situación en la que no tenemos idea de dónde vendrá la claridad o la inspiración. Sin embargo, una de las herramientas más importantes y poderosas que podemos usar para encontrar la claridad y la pureza de conciencia de la Luz del Creador es tener en claro que en realidad está justo aquí y que solo necesitamos una vela para encontrarla.

Para explicar esto, Rav Áshlag usa una hermosa parábola en la introducción del llamado Panim Meirot Umasbirot:

Nuestro mundo puede ser comparado con un rey que tuvo un hijo cuando tenía una edad avanzada. Este hijo fue amado por su padre y, desde el día que nació, el rey siempre pensó en qué podía hacer para darle más a su hijo y en cómo podía hacerlo. Él quería asegurarse de que su hijo tuviera todas las oportunidades para obtener toda la sabiduría. Así pues, reunió a los mejores maestros y libros de sabiduría de todas las partes del mundo. Construyó una hermosa sala de estudio solo para que su hijo pudiera estudiar con los grandes maestros. Reunió a los mejores albañiles del mundo para construir salas llenas de todas las cosas que le darían placer a su hijo. Creó salas de música. Reunió a los mejores chefs y panaderos del mundo para que le preparan la mejor comida.

El niño creció y no tenía mente para estudiar ni deseo de aprender. Además, era ciego; no podía ver la belleza de las edificaciones que su padre había creado para él. También era sordo y no podía escuchar toda la bella música que su padre había preparado para él. Incluso tenía diabetes, no podía comer nada de la hermosa y deliciosa comida que su padre tenía para él. Rav Áshlag dice que podemos imaginarnos cuán doloroso y terrible fue para el rey, el padre del niño.

¿Cómo se relaciona esto con nosotros? El Creador, como el rey hizo por su hijo, reunió todas las cosas buenas y las puso a nuestra disposición. El Creador sembró para nosotros la claridad y la conexión con los regalos más puros de conciencia que están aquí y ahora. A veces pensamos en la claridad o la conexión que buscamos y parecen estar muy lejos. No obstante, lo que aprendemos de esto es que ya sea que busquemos claridad, inspiración o conexión, está justo allí, en este momento, disponible frente a nosotros, como lo estaba para el hijo del rey, pero que él no podía ver ni oír.

Lo que me emociona tanto de esto es que es una enseñanza que puede ser puesta en práctica por cada uno de nosotros en todo momento. Tal y como Rav Áshlag aclara, tan simple como el hecho de que existimos en este momento es el hecho de la existencia actual de la claridad, la inspiración y la conexión que buscamos no están lejos ni en otro lugar. Mientras más certeza tengamos en que existen ahora y de que fueron preparadas para nosotros en su estado más elevado por la Luz del Creador, más nos conectamos con ellas.

Así pues, aunque a menudo hablamos de todo el trabajo duro que debemos hacer para alcanzar una conciencia elevada, debemos saber que también está aquí y ahora para nosotros. Esta enseñanza es una herramienta espiritual práctica que podemos usar; la próxima vez que nos falte claridad o inspiración y la estemos buscando, podemos recordar esto y despertar la conciencia de que la claridad y la inspiración están ya aquí y ahora preparadas para nosotros en su estado más elevado y perfeccionado. Mientras más certeza tengamos en que el Creador las preparó para nosotros y de que están aquí, más posibilidad tendremos de recibirlas. Esta es una enseñanza extremadamente poderosa de la porción de Tetsavé.


Comentarios 9