Crear con nuestras palabras

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Crear con nuestras palabras

Michael Berg
Agosto 24, 2022
Me gusta 29 Compartir Comentarios 15

Cuando Moshé llegó a la frontera de la Tierra de Israel y dijo al Creador: “Permíteme continuar y ver la tierra”, usó la palabra Na, que significa: “Por favor”. Los kabbalistas dicen que Moshé sabía que cada vez que decía la palabra Na dos veces, la petición era concedida; por ejemplo, cuando quiso sanar a su hermana Miriam dijo la palabra Na dos veces.

La respuesta del Creador a Moshé fue: “No me hables, deja de pedirme esto”. Ya que, si Moshé decía Na una vez más, habría recibido el permiso para entrar en la Tierra de Israel. Así pues, si lo leemos literalmente, es muy curioso; pareciera que el Creador estuviese bajo el control de Moshé. Así no es como la mayoría de la gente concibe a Dios, a quien vemos como omnipotente. ¿Acaso no bastaba con que el Creador no quisiese que Moshé entrara en la Tierra de Israel para que efectivamente no pudiera entrar? ¿Qué diferencia habrían hecho las palabras que Moshé usara?

En la creación del mundo, el Creador puso en marcha un sistema; una parte muy importante de este es que nuestras palabras de verdad crean. Y si bien es cierto que, si el Creador hubiese querido cambiar la naturaleza y no permitir que Moshé entrase, aunque hubiese orado con la palabra Na dos veces, Él pudo haberlo hecho. Pero la manera en la que está estructurado el sistema espiritual —que el Creador no rompe a menos que sea extremadamente necesario— es que nosotros creamos con nuestras palabras.

Por lo tanto, si Moshé hubiese dicho Na dos veces, habría entrado a la Tierra de Israel. Esa es la naturaleza de este sistema y el poder de nuestras palabras. La mayoría de las personas piensan en la oración como una manera de pedirle cosas a Dios. No obstante, con esto aprendemos que la oración no es un modo de pedir, sino de crear. Y este es uno de los más grandes regalos que recibimos en Shabat Reé.

Hay otro lugar en el que encontramos el despertar del poder de nuestras palabras como un medio para crear: cuando Yitsjak le quiso dar las bendiciones a su hijo Esav. Conocemos la historia: Yaakov se disfraza de Esav, Yitsjak piensa que es Esav y le da las bendiciones. Luego Yaakov se va, entra Esav, Yitsjak se da cuenta de que bendijo al hijo equivocado y dijo: “A pesar de todo, las bendiciones aún ocurrirán”. ¿Por qué? Si Yitsjak no quería bendecir a Yaakov, quien lo engañó, ¿no podía retractarse y decir: “Cometí un error”?

No, no podía. Debido a que una vez que Yitsjak dio las bendiciones, sus palabras ya las habían creado. Con este entendimiento, debemos cambiar ahora nuestra conciencia sobre la oración. Recuerda a Yitsjak. Recuerda a Moshé y al Creador. Nuestras palabras crean, y en la medida en la que sepamos esto, en esa misma medida lo hacen. Una de las razones principales por la que nuestras oraciones no son respondidas es porque, usualmente, cuando oramos le hacemos una petición al Creador. Pero ahora sabemos que así no es como funciona. Ahora sabemos que mientras pronunciamos palabras cuando oramos, en realidad estamos siendo creadores, y si no entendemos que eso es lo que hacemos, entonces no estamos orando realmente.

Uno de los regalos que Moshé despierta en nosotros en Shabat Reé es el fortalecimiento de la certeza de que podemos crear con nuestras palabras. Lograríamos manifestar la Luz a través de las palabras de lo que llamamos oración —que ahora sabemos que no son palabras de oración, sino palabras de creación— si verdaderamente tuviésemos certeza en que podemos hacerlo. Pero no tenemos esa certeza. Tenemos duda, aunque en realidad queramos creerlo, aunque de verdad queramos tener certeza. Sólo hay un indicador de si la Luz del Creador se manifestará a través de un individuo o no: cuán consciente está dicho individuo de su capacidad para crear con la ayuda de la Luz.

Para hacer esto, debemos sentir a la Luz del Creador siempre con nosotros. La manera de medir cómo nos va en este aspecto es tomar distancia y observar ciertas cosas que nos permitimos o no hacer en nuestra vida. Si siempre sintiéramos a la Luz del Creador con nosotros, no nos permitiríamos actuar de ciertas maneras. No es correcto decir: “Cuando creo con mis palabras, la Luz del Creador está conmigo. Pero cuando me equivoco, cuando me comporto sin dignidad humana, cuando actúo con ira, la Luz del Creador no está conmigo”.

No podemos simplemente llamar al Creador cuando queremos; o vivimos con la certeza de que la Luz está siempre con nosotros y por eso podemos crear y cambiar a través de nuestras palabras o no. Cuando nos damos cuenta de que tenemos ese poder, vemos que tiene que estar presente cuando necesitamos ayuda de la Luz y cuando olvidamos que así debe ser.

Esta es una lección poderosa: la cantidad de fuerza que tenemos cuando creamos con nuestras palabras de oración depende sólo de cuánto estamos conscientes de que la Luz del Creador está con nosotros. Y tiene que abarcarlo todo; no puede ser sólo cuando la necesitamos. Esta enseñanza nos muestra cuán fácil es para nosotros, a través de nuestras palabras, atraer esa Luz y provocar cambios y milagros.

La palabra Reé significa “ver”. ¿Qué significa ver? Ir a nuevos niveles de conciencia. Ahora la oración significa otra cosa para nosotros. Tenemos la capacidad para crear aquello por lo que oramos con nuestras palabras. ¿Cómo obtenemos una mayor capacidad para crear esas cosas? Al despertar una certeza constante y verdadera de que la presencia de la Luz del Creador está siempre con nosotros.


Comentarios 15