¿Puede el dinero traer la felicidad? Tres lecciones para tener una relación más sana con el dinero

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

¿Puede el dinero traer la felicidad? Tres lecciones para tener una relación más sana con el dinero

Adaptado del pódcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y subscríbete aquí.
Noviembre 29, 2021
Me gusta 22 Compartir Comentarios 1

El dinero, tal como existe hoy en día, es puramente simbólico. Está hecho de papel y monedas cuyo valor fue decidido por el gobierno. Puede simbolizar poder, avaricia, envidia, felicidad, seguridad o estatus social. Se inician guerras y se cometen crímenes por dinero. Y es una de las áreas de nuestra vida con más tendencia a producir estrés, miedo y ansiedad. Pero el dinero también puede ser una fuente de gran felicidad y plenitud en nuestra vida.

Obtener plenitud del dinero consiste menos en cuánto tenemos y más en cómo disfrutamos lo que tenemos. A veces recibimos el mensaje de que, si somos personas espirituales, entonces no podemos ser prósperos. Pero, en realidad, hay una energía espiritual en el dinero. El viaje de nuestra alma en este mundo es encontrar una forma equilibrada de disfrutar la Luz y las bendiciones en todas las cosas de índole material y espiritual. No solo tener una vida espiritual no te exime de desear y cultivar bendiciones materiales (dinero o de otro tipo), sino que es una parte necesaria de nuestra vida espiritual.

Desear dinero con la conciencia apropiada y el propósito indicado es de hecho una parte importante de nuestro desarrollo. La mismísima esencia de la palabra kabbalah es recibir, pero consiste más en cómo recibimos de la manera correcta y con qué propósito.

He aquí tres áreas de conciencia que te permitirán manifestar las bendiciones que estás destinado a tener:

1. El dinero es energía y, al igual que toda energía, es un regalo o un préstamo del Creador. Las enseñanzas de la Kabbalah explican que la sabiduría y la prosperidad tienen la misma fuente espiritual. El dinero es energía, al igual que todo lo demás, y en realidad no nos pertenece. Es un regalo que recibimos para obtener dicha y plenitud, pero no somos dueños de él. Una vez que asumimos la titularidad de nuestro dinero, ya sea consciente o inconscientemente, cortamos su energía de la fuente del Creador. Podríamos pensar: “Trabajé duro por este dinero, es mío para hacer con él lo que me plazca”. Pero al pensar así, perdemos de vista el papel del Creador en nuestras bendiciones. Esto afecta tanto la manera en que disfrutamos el dinero que tenemos como la cantidad que podemos recibir.

Otro error que muchas personas cometen con el dinero es pensar que es limitado. A menudo creemos que solo hay cierta cantidad que podemos ganar o alcanzar. La Luz del Creador es infinita y fuimos creados para recibir bendiciones infinitas. El propósito de nuestro trabajo espiritual es aprender a acceder a esas bendiciones infinitas. Si alguien cree que hay algo de malo con ganar dinero, entonces se cierra a las bendiciones potenciales que están destinadas a llegar a su vida. Si tú crees que estás limitado en la cantidad que puedes recibir, entonces ese será siempre el caso.

La manera de abrirte a las bendiciones ilimitadas en todos los aspectos de tu vida es entender que la energía proviene de la Luz del Creador, y esa energía es ilimitada.

2. El dinero es un regalo que debe compartirse. Una vez que entendemos que el dinero es un regalo del Creador, debemos preguntarnos: “¿Por qué el Creador me dio esto a mí?”. Sí, debemos disfrutar de nuestro dinero, pero también debemos compartirlo. La única forma de mantener la alegría y las bendiciones de nuestro dinero es a través de compartirlo con los demás. Una de las principales maneras en que ponemos límites a cuánto dinero recibimos y cuánta satisfacción obtenemos de este es no infundiéndolo con acciones de compartir.

Si tenemos $10, nuestra línea de pensamiento usualmente es: “Si estos $10 son míos, ¿qué debo hace con ellos?”. Pero, en vez de eso, deberíamos cambiar nuestro pensamiento a: “Estos $10 son un regalo del Creador, pero si comparto $1, entonces puedo usar los otros $9”. Para que tu dinero sea bendecido, la conciencia de compartir tiene que acompañarlo todo el tiempo.

Ya sea mediante el diezmo o la caridad, el aspecto más importante de tu dar es la conciencia en torno a la acción. Sabemos que donar dinero a aquellos que lo necesitan es algo bueno, pero no necesitamos compartir para demostrar que somos personas bondadosas, sino porque sabemos que esto mantendrá la bendición de la alegría en el dinero.

Cuando recibas dinero, piensa en cómo puedes compartir ese regalo. Al mantener una conciencia constante de compartir, tu dinero seguirá creciendo y siendo satisfactorio.

3. Aprecia el dinero que tienes, sin importar lo mucho o lo poco. Es imposible que el dinero sea satisfactorio, sin importar lo mucho que pueda ser, a menos que lo apreciemos constantemente. Si puedes disfrutar $1, entonces cuando tengas $2 la dicha será el doble.

Nuestra crianza inculca muchas de nuestras ideas acerca del dinero. Algunas personas vienen de familias adineradas y sienten vergüenza de ello. Quizá sientan que no lo merecen, que son privilegiados o tengan culpa por tener más que los demás. La plenitud que obtenemos de nuestro dinero no consiste en cuánto tenemos sino cómo lo percibimos. Una persona con menos dinero puede estar mucho más satisfecha que alguien que tiene más. Hay algunas personas que no tienen mucho, pero sus manos y su corazón siempre están abiertos a compartir y, así, tienen una vida muy rica. Otros tienen significativamente más, pero sus manos y su corazón están cerrados, y no pueden disfrutar de lo que tienen.

La pregunta más importante no es si tenemos más hoy de lo que tuvimos ayer, sino más bien: ¿lo estamos disfrutando más? ¿Cuánto disfrutas y aprecias el regalo de tu dinero cada día?

La manera en que deberíamos percibir el dinero es realmente la forma en que deberíamos percibir cada aspecto de nuestra vida. Estamos destinados a disfrutar las bendiciones del mundo físico con la conciencia correcta y el deseo de compartir. Estás destinado a obtener plenitud en tu existencia física y acceder a estas bendiciones infinitamente. A través del estudio, el aprendizaje y la aplicación de estas herramientas, puedes abrir el portal para que tu vida material sea tan satisfactoria como tu vida espiritual.


Comentarios 1