Desearlo todo

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Desearlo todo

Karen Berg
Abril 3, 2019
Me gusta Compartir Comentarios

Bienvenido a la Luna Nueva de Aries y el nuevo año zodiacal. ¡Feliz Año Nuevo! Estamos ahora en el inicio del calendario zodiacal en el mes más joven y energético de todos los signos astrológicos. El entusiasmo y la energía llenan el cosmos este mes al darnos una sensación de “renacimiento”. El mes de Aries es especial debido a que es el primero de los doce signos y es considerado el líder. Su conciencia es el origen de todo nuestro Zodíaco y de cada uno de nosotros. Es la energía que hace que las plantas florezcan cada primavera y nos impulsa a levantarnos de la cama cada mañana, a avanzar en la vida. Aries vive conforme al más fuerte de los deseos, y todos somos dotados con un nuevo sentido de pasión y determinación. Aries es único porque contiene la importante festividad de Pésaj. Los cimientos de Aries permitieron que ocurriera Pésaj, ya que Aries fue creado antes de Pésaj. En el mes de Aries, nuestro deseo, nuestros anhelos, sueños y pasiones son encendidos. Aquellos que nacen bajo este signo siempre sienten un fuego bajo sus pies, esto los faculta para cambiar y emprender nuevas aventuras. La Kabbalah enseña que el deseo es el secreto de la vida. Cuanto mayor es nuestro deseo, más podremos manifestar. En el mes de Aries tenemos el regalo invaluable de trascender los deseos pequeños en la vida, tenemos la capacidad de desear aún más que los placeres materiales y nuestros caprichos inmediatos. El 15 de este mes, Pésaj revela nuestro verdadero potencial y el poder de Aries, el cual va más allá de los deseos de nuestra personalidad. Podemos despertar el mayor deseo de todos: el deseo de transformarnos por completo y alcanzar el potencial genuino de nuestra existencia. Este es un milagro de la vida, y la oportunidad que nos espera este mes.

"El camino a la plenitud no se encuentra en lo que recibimos, sino en cuánto cambiamos."

Aries es regido por el planeta Marte. Marte es el planeta del combate y estimula la valentía. Los aries son conocidos por apresurarse en entrar donde incluso los ángeles tienen miedo de pisar. Hay una intrepidez y un poder en Aries como no lo hay en ningún otro signo zodiacal. La cabeza es la parte del cuerpo asociada con Aries, ellos de “lanzan de cabeza” a hacer cualquier cosa que se propongan a hacer. Su motivación viene de una fuente infinita de energía del Creador. Debido a esto, los aries se especializan en iniciar nuevos objetivos, negocios y cualquier proyecto o creación. Este mes, indiferentemente de nuestro signo, todos podemos utilizar esta energía para el crecimiento espiritual y la transformación. De hecho, este es precisamente el propósito del cosmos a fin de que podamos usar los regalos que hay disponibles cada mes para favorecer nuestra evolución espiritual. En el mes de Aries, tenemos el mayor potencial para el cambio y la transformación. Los primeros doce días de este mes se corresponden con los doce signos del Zodíaco. Estos primeros doce días son como las semillas de los próximos doce meses. Por lo tanto, este mes es un generador de energía, como un explosivo activo capaz de detonar cualquier cosa que queramos. Pero ¿dónde queremos usar este poder? Para muchos, su deseo y energía son empleados en acumular, generalmente para sí mismos. La humanidad suele estar bajo la ilusión de que recibir es lo que causará felicidad. Cuanto más recibimos, más felices seremos. Pero aprendemos que, en efecto, este no es el camino a la plenitud. El camino a la plenitud no se encuentra en lo que recibimos, sino en cuánto cambiamos. Nuestro deseo nunca es satisfecho cuando acumulamos los placeres y tesoros de este mundo. Eso nos convierte como en un hoyo negro que nunca se llena. Nuestro deseo oculto, del cual quizá no estemos conscientes, es el deseo de aportar a los demás y sustentarlos. Nuestro mayor deseo es ser como la Luz que nos hizo. Aquí es donde se encuentra nuestra verdadera plenitud y el tesoro más grande que podríamos obtener. Un tesoro que permanece oculto para la mayoría, pero no para Aries. Aries lo quiere todo en la vida. Aries no permite que nada pase sin antes haberlo tomado. Es en este mes, junto con el poder de Pésaj, que tomamos lo mejor de lo mejor: el deseo de la Luz que solo puede provenir de nuestra transformación. Nada se compara con la plenitud de transformar nuestra naturaleza, y en este mes no nos conformamos con nada menos que eso.

"Solo necesitamos una cosa: un deseo de obtener lo mejor de la vida."

Pésaj toma el poder inherente en este mes y lo usa a su máxima y más efectiva capacidad. ¿De verdad queremos conformarnos con tan poco en este mundo? ¿Vacaciones, fortuna y placeres físicos son todo lo que soñamos? ¿Acaso no deseamos mucho más? ¿Dicha, felicidad, paz, libertad, amor verdadero y conexión con el Creador no son cosas que desearías en tu vida? Este mes podemos despertar ese deseo y todavía más. El deseo único que está disponible este mes nos despierta de nuestro adormecimiento y nos recarga para comenzar a recibir cada una de las bendiciones que estamos destinados a recibir en este mundo. Ahora no nos conformamos con nada que no sea la plenitud total, la libertad total y la unidad total con el Creador. Pero solo hay una manera de alcanzar esta realidad utópica: debemos expandir nuestro deseo aún más allá de lo que creemos que queremos. Debemos estar abiertos no solo a desear las pequeñeces de este mundo, sino también a desear los estados espirituales más elevados y excelsos. Aprendemos a desear a la Luz del Creador al punto en el que estemos dispuestos a invertir toda nuestra energía en amar y cuidar a los demás. Esta es la manera en la que podemos recibir todo lo que el Creador destinó para nosotros. Cuanto más podamos invertir nuestra energía en una causa más allá de nosotros mismos, más energía recibimos en realidad. Para hacer el trabajo espiritual solo necesitamos una cosa: un deseo de obtener lo mejor de la vida. Es saber y entender que somos nosotros quienes nos beneficiamos más de transformar nuestra naturaleza en una de dar y compartir. Es la plenitud y la Luz que recibimos que nos hacen dar y ayudar a los demás. La alegría de ser un canal de la Luz es la mayor dicha que puede haber, pero debemos desearla o sino no podremos obtenerla. Es en este mes en el que recibimos la pasión para no simplemente sobrevivir en este mundo, sino prosperar en él. Recibimos el deseo para trascender el concepto de obtener lo que queramos y alcanzamos la realidad de recibir exactamente lo que nuestra alma necesita. Y no hay nada mejor que eso.

 

Te deseo un mes de transformación y verdadera plenitud.


Comentarios