Agradecer el agradecimiento

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Únete a webinarios interactivos cada semana
  • Ve cursos completos bajo demanda
  • Disfruta descuentos en eventos, sesiones de orientación y productos*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Agradecer el agradecimiento

Yehuda Yeshurun
Abril 27, 2021
Me gusta 16 Compartir Comentarios 4

Los kabbalistas explican que hay tres maneras de conectarnos con las almas justas que dejaron este mundo y atraer su Luz: visitar su lugar de reposo, leer sus palabras de sabiduría o leer historias acerca de ellos. Con cada historia que leemos no solo atraemos la Luz que estas almas justas revelaron, sino también el regalo de la lección enseñada por el kabbalista.

Cada viernes en la noche, Rav Baruj de Medzhybizh, el nieto del Baal Shem Tov, recitaba una oración especial. Después de cantar la bienvenida a los ángeles de Shabat y sus bendiciones, analizaba toda su semana y agradecía al Creador por todo lo que le había dado. Despertaba agradecimiento por cada momento especial que había ocurrido en los últimos siete días y, seguidamente, añadía esta oración:

“Señor del Mundo, agradezco todo lo que has hecho por mí y todo lo que harás por mí en el futuro”.

Sus estudiantes cuentan que un viernes en la noche, en pleno invierno, comenzó a llorar después de recitar esta oración; sus lágrimas casi se congelaban en su rostro.

Le preguntaron por qué estaba llorando, a lo que él respondió: “Me preguntaba: ‘¿Por qué tengo que decir gracias ahora por el beneficio que el Creador me dará en el futuro? Cuando llegue la ocasión, ¡expresaré mi aprecio en ese momento!’. Después me di cuenta de que, tal vez, cuando llegue el momento no tendré espacio para siquiera reconocer al Creador en mi vida. Por lo tanto, doy gracias ahora”.

“Pero es una lección hermosa, ¿por qué lloraba después de reconocer eso?”.

“Lloré —respondió Rav Baruj de Medzhybizh— porque significa que todavía existe la posibilidad de que algún día pueda perder el aprecio que tengo por el Creador”.

Aun cuando reconocemos la belleza y la benevolencia, y apreciamos las maravillas de la vida, todavía debemos buscar el espacio y apreciar la mano del Creador por permitirnos experimentarlas. Apreciar que nuestros ojos pueden ver un extraordinario atardecer y que nuestra nariz puede oler esencias que nos recuerdan a sueños y al Edén. Y lo más importante de todas esas cosas: que incluso tenemos la conciencia y la capacidad de expresar nuestro aprecio al Creador, porque ni siquiera eso se puede tomar por sentado.

Que el mérito de Rav Baruj de Medzhybizh despierte en nosotros un aprecio cada vez más profundo por todo lo que tenemos en la vida.


Comentarios 4